• El presidente palestino, Mahmud Abás (dcha.), recibe al canciller brasileño, Mauro Vieira, en Ramalá, 17 de marzo de 2024.
Publicada: domingo, 17 de marzo de 2024 22:37

El presidente palestino ha advertido este domingo que la anunciada ofensiva israelí sobre la ciudad de Rafah (sur de Gaza) provocará una catástrofe humanitaria.

“La prioridad más urgente para nosotros es evitar que las fuerzas de ocupación israelíes invadan la ciudad de Rafah, donde hay más de 1,5 millones de palestinos desplazados, lo que provocaría una catástrofe humanitaria”, ha afirmado el presidente de Palestina, Mahmud Abás.

En declaraciones citadas por la agencia de noticias Wafa, el mandatario ha emplazado a la comunidad internacional a impedir el ataque de Tel Aviv y a obligar a la entidad sionista a “cesar de inmediato en su agresión y abrir todos los pasos fronterizos de la Franja de Gaza para que pueda entrar la ayuda y comenzar la reconstrucción”.

Al respecto, Abás ha pedido acelerar la entrada de ayuda humanitaria y médica en el enclave palestino para que los centros de acogida y hospitales puedan aliviar el sufrimiento de la población.

 

El mandatario palestino ha comparecido tras recibir al ministro de Asuntos Exteriores brasileño, Mauro Vieira, y ha destacado las buenas relaciones bilaterales y el apoyo de Brasil y su presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, a la causa palestina en foros internacionales.

Por su parte, Vieira ha criticado las acciones “ilegales e inmorales” de Israel al “privar a las personas de alimentos y agua, impedir que enfermos y heridos tengan acceso a material médico esencial y destruir hospitales, edificios religiosos y sagrados, cementerios y refugios”.

El jefe de la diplomacia brasileña ha denunciado que Palestina no sea aún miembro de pleno derecho de la ONU, y ha criticado además la “respuesta desproporcionada” del régimen sionista a la operación especial Tormenta de Al-Aqsa, ejecutada el 7 de octubre por el Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) contra objetivos israelíes en los territorios ocupados.

Desde el inicio de los indiscriminados bombardeos y la ofensiva terrestre contra la Franja de Gaza, Israel ha matado al menos a 31 645 palestinos y ha herido a más de 73 676.

Asimismo, el régimen de Tel Aviv ha impuesto un “asedio total” al territorio, cortando el suministro de combustible, electricidad, alimentos, agua y medicamentos a los más de dos millones de palestinos en la franja.

wup/hnb