• Fuerzas de las Brigadas Al-Quds, rama militar de la Yihad Islámica Palestina.
Publicada: domingo, 19 de septiembre de 2021 13:09

La Resistencia palestina promete defender a los presos en las cárceles israelíes y señala que la batalla con el régimen israelí no ha terminado.

El sábado, el régimen israelí informó de la detención de los dos últimos palestinos que consiguieron escapar de la prisión de Gilboa, situada en la localidad de Yenín, en el norte de la ocupada Cisjordania, quienes junto con otros cuatros compatriotas cavaron con ingenio un túnel que les permitió ver la libertad.

En reacción, el movimiento de la Yihad Islámica Palestina ha publicado este domingo un comunicado, en el que ha aseverado que la batalla con el enemigo sionista continuará hasta que este régimen abandone el territorio palestino.

Hacemos un llamado a nuestros militares para que permanezcan en alerta máxima para proteger a los prisioneros, ya que la batalla aún está en curso”, ha agregado, subrayando que la detención de los dos últimos presos palestinos, que escaparon de la prisión de máxima seguridad de Israel, no podrá cubrir el fracaso del régimen sionista.

 

Entre los palestinos recapturados, Zakaria al-Zubaidi se encuentra en grave condición de salud, pues fue golpeado y torturado por las fuerzas israelíes y, como consecuencia, tuvo que ser ingresado en un hospital, donde reportaron el lunes su muerte cerebral.

Entretanto, la Yihad Islámica ha advertido a Israel de cualquier daño que cause a los prisioneros palestinos dentro de las cárceles y confinamiento solitario del régimen de Tel Aviv.

Fuga de presos palestinos mostró debilidad de sistema de seguridad israelí

Por su parte, el Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) ha señalado esta misma jornada que a pesar de la detención de los héroes palestinos, esta operación seguirá siendo una prueba innegable de la fragilidad y debilidad del sistema de seguridad de Israel.

Expertos opinan que, tras la escapada de presos palestinos, Israel ha quedado humillado y se ha puesto en entredicho su capacidad militar y la potencia represiva de sus cárceles.

fmk/tqi/rba