• Los manifestantes tunecinos sostienen pancartas contra el plan antipalestino de Estados Unidos, 5 de febrero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 17 de febrero de 2020 0:02

El primer ministro de Palestina, Muhamad Shtayeh, cataloga el llamado “acuerdo del siglo” de un mero “memo” entre EE.UU. e Israel que será enterrado pronto”.

Shtayeh dijo el domingo en la Conferencia de Seguridad en Múnich que el plan propuesto por EE.UU. “no es más que un memo entre (el primer ministro del régimen de Israel, Benjamín) Netanyahu y (el presidente estadounidense Donald) Trump”.

Tras denunciar que el aludido plan dejaría un futuro Estado palestino fragmentado y “sin soberanía”, y permitiría al régimen de Tel Aviv anexionarse grandes franjas de Cisjordania, el funcionario palestino pidió a la comunidad internacional rechazarlo y aseguró que Palestina “está abierta a serias negociaciones”.

Además, citando una reciente publicación de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Shtayeh enfatizó que los palestinos, con el apoyo de las organizaciones internacionales, intentarían aumentar la presión contra Israel.

El premier se refería al documento de la ACNUDH que identifica a más de 100 compañías que operan en asentamientos ilegales israelíes en la ocupada Cisjordania y, por tanto, son violadoras de los derechos humanos de los palestinos.

En otra parte de sus declaraciones, Shtayeh se refirió a las próximas elecciones en Israel, que se celebrarán el 2 de marzo, y dijo que la diferencia entre el líder opositor israelí Benny Gantz y el premier israelí, Benjamín Netanyahu (ambos rivales en la carrera electoral), “no es mayor que la diferencia entre las dos marcas de refresco de cola”.

El polémico “acuerdo del siglo” de EE.UU., desvelado el pasado 28 de enero por Trump, es una iniciativa que ignora todos los derechos de los palestinos, con disposiciones como que la ciudad palestina de Al-Quds se convertiría en la “capital indivisible” de Israel. Además, reconoce la soberanía de Israel sobre el Valle del Jordán y los asentamientos ilegales en la ocupada Cisjordania, y exige un Estado palestino desmilitarizado, entre otras concesiones ofrecidas por Washington a su aliado israelí.

La iniciativa anti-Palestina ha desatado una ola de protestas en diversos países, así como en foros y grupos internacionales. De hecho, desde la ONU, Amnistía Internacional (AI) hasta la Liga Árabe (LA) han rechazado este plan recalcando que viola los derechos legítimos de los palestinos y el derecho internacional.

Todas las facciones y autoridades palestinas también han repudiado el proyecto estadounidense. El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, aseguró que el acuerdo de “conspiración” de Trump acabará “en el basurero de la historia”, y dejó claro que Al-Quds “no está en venta”.

mrp/ncl/rba

Comentarios