• El secretario general de la Organización de Liberación de Palestina, Saeb Erekat, en una rueda de prensa en Ramalá, 10 de abril de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 8 de junio de 2019 22:17
Actualizada: domingo, 9 de junio de 2019 10:34

Grupos palestinos condenan la declaración del embajador de EE.UU. ante el régimen de Tel Aviv sobre que Israel “tiene derecho” a anexarse partes de Cisjordania.

David Friedman, en una entrevista concedida al diario estadounidense The New York Times, publicada este sábado, ha señalado que “Israel tiene derecho” a ampliar su soberanía a los asentamientos ilegales de ciertos sectores de Cisjordania, lo que significa usurpar más partes de esa región palestina.

Horas después en la misma jornada, el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha advertido a EE.UU. de que la anexión de Israel de nuevas áreas de Cisjordania constituye un “crimen de guerra bajo la ley internacional”.

En un mensaje difundido en su cuenta en Twitter, Erekat ha aseverado que los comentarios de Friedman revelan la postura proisraelí de EE.UU. y justifican aún más el boicot del foro de Baréin, que se celebrará los días 25 y 26 de junio, bajo el auspicio de Washington.

El liderazgo palestino está comprometido con la paz, pero no a cualquier precio; a una paz justa, integral y duradera basada en el derecho internacional, las resoluciones (de la ONU) y el principio de una solución de dos Estados que Friedman ahora está evitando”, ha afirmado el Movimiento Palestino de Liberación Nacional (Al-Fatah).

 

De igual modo, el Movimiento Palestino de Liberación Nacional (Al-Fatah) ha denunciado que la anexión de Cisjordania por el régimen israelí constituye una “flagrante violación” del derecho internacional y de varias resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“El liderazgo palestino está comprometido con la paz, pero no a cualquier precio; a una paz justa, integral y duradera basada en el derecho internacional, las resoluciones (de la ONU) y el principio de una solución de dos Estados que Friedman ahora está evitando”, ha resaltado el movimiento palestino en un comunicado. 

Los asentamientos construidos en Cisjordania, tierra ocupada por Israel desde 1967, son ilegales desde el punto de vista del derecho internacional y, de acuerdo con gran parte de la comunidad internacional, suponen un enorme obstáculo para la paz. 

Desde antes, pero más desde que Donald Trump asumió la presidencia de EE.UU. (2017), las autoridades israelíes siguen apropiándose de las tierras palestinas.

fmk/ncl/snz/alg

Comentarios