• La aldea beduina Jan al-Ahmar al pie del asentamiento israelí Kfar Adumim en Cisjordania, 2 de mayo de 2018.
Publicada: viernes, 25 de mayo de 2018 6:36
Actualizada: viernes, 25 de mayo de 2018 7:03

La corte suprema del régimen de Israel ha rechazado la última apelación para salvar la aldea beduina de Jan al-Ahmar, situada en el este de la ciudad de Cisjordania, un fallo, que a juicio de los defensores de esta comunidad palestina apoya ‘crimen de lesa humanidad’ israelí.

Pese a una campaña lanzada por gobiernos europeos para salvar la aldea, esta instancia israelí dio el jueves luz verde a la demolición de esta aldea y “reubicar” a los 180 residentes, insistiendo en que las viviendas fueron construidas sin permiso y de forma “ilegal”.

La corte explica en su veredicto que no encontró “ninguna razón” para bloquear la decisión del ministro de asuntos militares de Israel, Avigdor Lieberman, de ejecutar orden de demolición contra “las estructuras ilegales”, que incluyen las construidas en la aldea en cuestión.

Los activistas lamentan de que se trate de la apelación final para Jan al-Ahmar, mientras aseguran que obtener el “permiso” para construir aldeas palestinas en las zonas controladas por el régimen de Tel Aviv es una misión “imposible”.

“El veredicto saca la mínima protección absoluta de las comunidades beduinas (…) Bajo cualquier estándar de la ley humanitaria internacional, esa sentencia supone una aprobación de la corte israelí a un crimen de lesa humanidad”, indicó el abogado israelí Shlomo Lecker, defensor de los beduinos, en un comunicado.

El veredicto saca la mínima protección absoluta de las comunidades beduinas (…) Bajo cualquier estándar de la ley humanitaria internacional, esa sentencia supone una aprobación de la corte israelí a un crimen de lesa humanidad”, indicó el abogado israelí Shlomo Lecker, defensor de los beduinos.

                    

La misión europea en Al-Quds (Jerusalén) y Ramalá (Cisjordania) pidió el lunes a Israel que no demuela Jan al-Ahmar, al recordar que las aldeas beduinas se encontraban en la zona “por mucho más largo tiempo” e incluso antes que los ilegales asentamientos israelíes fueran construidos.

La semana pasada el jede del Consulado General del Reino Unido en Al-Quds, Philip Hall, visitó la aldea e indicó en un vídeo que el plan para demolerla suponía gran preocupación para el Gobierno británico y para la Unión Europea (UE).

Según las cifras proporcionadas por las fuentes israelíes, hay alrededor de 190 000 beduinos en los territorios ocupados palestinos. La mayoría de ellos vive en aldeas no reconocidas en el Néguev sin infraestructura básica o que tenga acceso a servicios de salud y educación.

La mayoría de los países y organizaciones internacionales considera que los asentamientos que Israel construye en los territorios ocupados en la guerra de 1967 son ilegales.

ask/ktg/alg

Comentarios