• Benny Gantz (izda.), el líder del partido israelí de centro derecha Azul y Blanco, y el premier del régimen de Israel, Benjamín Netanyahu.
Publicada: martes, 9 de abril de 2019 7:41

Se abren los colegios electorales en los territorios ocupados palestinos con el objetivo de elegir un nuevo parlamento y un nuevo premier del régimen israelí.

Entre los favoritos destacan los dos Benjamines: Netanyahu, apoyado por su partido de extrema derecha Likud, y Gantz, en representación del partido centro derecha Azul y Blanco.

Netanyahu que lleva más de 13 años en el poder busca un quinto mandato. En tanto, Gantz, de 59 años y exparacaidista, lleva la experiencia de haber sido comandante de una unidad de fuerzas especiales y exjefe del estado mayor de las fuerzas de guerra del régimen de Tel Aviv.

Netanyahu lucha en esta elección ante la inminente acusación por soborno y abuso de poder. El fiscal general de Israel, Avichai Mandelblit, ha anunciado recientemente que inculpará al primer ministro de soborno, fraude y abuso de confianza.

Las elecciones fueron convocadas en diciembre, aparentemente después de que el régimen abandonara los esfuerzos para obtener un nuevo proyecto de ley militar en el parlamento. Parece claro que Netanyahu creía que era el momento adecuado: enviar a los votantes a las urnas antes de que se presentarán acusaciones en su contra.

 

El nombre del partido Azul y Blanco representa los colores de la bandera de este régimen. El mensaje es igualmente simple: el fin de la creación del partido Azul y el Blanco es arrebatar Israel a Netanyahu, quien lleva más de una década en el poder en este régimen, dijo Gantz. El ex jefe del estado mayor israelí encabezó dos agresiones mortíferas a la asediada Franja de Gaza durante su mandato.

Ambos candidatos han realizado en sus campañas electorales muchas promesas. Una de las más destacadas fue de Netanyahu. El premier ha prometido recientemente la anexión partes de la coupada Cisjordania, si su partido gana los comicios. Las afirmaciones de Netanyahu provocaron críticas de la comunidad internacional. 

alg/rha/msm/mkh

Comentarios