• El presidente de Israel, Reuvén Rivilin, presente en un acto público en Al-Quds (Jerusalén), urbe situada en los territorios ocupados de Palestina.
Publicada: miércoles, 1 de agosto de 2018 6:00
Actualizada: miércoles, 1 de agosto de 2018 20:32

El presidente de Israel dice que, obligado por la ley, firmará en contra de su voluntad la polémica ley judía “estado-nación” pero lo rubricará en árabe.

El mandatario israelí, Reuvén Rivlin, aseguró el martes que no puede negarse a rubricar la citada ley, pero, al mismo tiempo, anunció que, si la firma, la hará en árabe, idioma al que la norma retira su estatus de lengua cooficial en los territorios ocupados palestinos.

“No puedo negarme a firmar la ley, si lo hago, tendría que dimitir. Pero si la firmo, la firmaré en árabe”, advirtió Rivlin en una crítica a la recién aprobada norma que a su juicio es “discriminatoria”.

El precepto recibió la luz verde del parlamento israelí el 19 de julio por una iniciativa presentada de los diputados del partido derechista del Likud, formación liderada por el premier de este régimen, Benjamín Netanyahu.

La citada regla reserva el derecho de autodeterminación solo al colectivo judío, que conforma el 75 % por ciento de los territorios ocupados palestinos y degrada al árabe a una lengua “con carácter especial”.

Con estas pautas, que ha recibido un sinfín de críticas, Rivlin indicó que el gabinete de Netanyahu es responsable de que los jóvenes que residen en estos territorios, “judíos y no judíos por igual, no solo tengan igualdad de oportunidades para realizar sus sueños, sino también para sentirse que pertenecen, que forman parte, que el estado es su hogar”.

No puedo negarme a firmar la ley, si lo hago, tendría que dimitir. Pero si la firmo, la firmaré en árabe”, advirtió el presidente de Israel, Reuvén Rivlin, en una crítica a la recién aprobada polémica norma judía “estado-nación”.

 

En cuanto a la controvertida ley, líderes de la comunidad drusa y tres diputados interpusieron un recurso ante la Corte Suprema por considerarla “discriminatoria”. Hecho que provocó posteriormente que un centenar de militares drusos en la reserva emitieran una protesta formal, y algunos incluso presentaron su dimisión.

Varios ministros del gabinete de Netanyahu se han mostrado críticos con el contenido del texto por el malestar generado y han sugerido enmiendas al respecto. Uno de los detractores de la ley “apartheid”, es el parlamentario árabe israelí laborista, Zouheir Bahloul, quien renunció a su escaño.

Según los promotores de esta ley, su objetivo es proteger la identidad judía dentro de los territorios ocupados palestinos, no obstante, sus detractores temen que supondrá la discriminación de las minorías en estas tierras y especialmente de la comunidad árabe, que conforma un 20 por ciento de la población.

krd/ktg/msf

Comentarios