• Batería antimisiles israelí en la frontera con la Franja de Gaza.
Publicada: domingo, 1 de abril de 2018 17:02
Actualizada: domingo, 1 de abril de 2018 18:12

El ejército del régimen israelí ha desplegado el sistema antimisiles Cúpula de Hierro en varias zonas de los territorios ocupados por temor a la venganza del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) debido a la reciente masacre de palestinos en la protesta en la Franja de Gaza.

El despliegue de la Cúpula de Hierro se ha realizado este mismo domingo, al mismo tiempo que las Brigadas Ezzedin Al-Qassam, brazo armado de HAMAS, han advertido de que Israel pagará un alto precio por la masacre de palestinos en la protesta del Día de la Tierra de Palestina y la Gran Marcha del Retorno en la Franja de Gaza.

Según ha informado este domingo el portal palestino Arab 48, el ejército israelí también ha reanudado la construcción del muro de separación a lo largo de sus fronteras con la asediada Franja de Gaza.

Arab 48 explica que las fuerzas israelíes han colocado alambradas de seguridad en dicha zona con el fin de prepararse ante nuevas manifestaciones palestinas.

Las fuerzas del régimen de Israel están colocando alambradas de seguridad a lo largo de sus fronteras con la asediada Franja de Gaza, 1 de abril de 2018.

 

Todas estas medidas de seguridad se producen después de las protestas celebradas el viernes por los palestinos en la Franja de Gaza que, debido a la brutal represión del régimen israelí, se saldaron con 7 palestinos muertos y más de 1400 heridos.

Aunque varios países del mundo y organismos internacionales, incluidas la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y la Unión Europea (UE), condenaron el uso de la fuerza excesiva por los militares israelíes durante la Gran Marcha del Retorno en Gaza, el premier israelí, Benyamin Netanyahu, aplaudió la matanza de palestinos en el enclave costero.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) realizó el viernes una reunión urgente para analizar el estallido de violencia en Gaza, sin embargo, no se logró llegar a un consenso para emitir una declaración común, pese a las preocupaciones respecto a una posible escalada de la violencia en la zona.

snz/nii/

Comentarios