• El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Emilio Álvarez Icaza.
Publicada: sábado, 16 de enero de 2016 23:50
Actualizada: domingo, 17 de enero de 2016 7:59

Un activista pro derechos humanos enfatiza que, en México, las instituciones no responden adecuadamente a la “crisis de derechos humanos” que vive el país.

El mexicano Emilio Álvarez Icaza, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en una entrevista con el diario español El PAÍS, publicada el sábado, puso de relieve que le “duele” la experiencia en sus investigaciones en la búsqueda de desparecidos.

Veo algunas señales muy graves de crisis, de descomposición: el fenómeno de los desaparecidos me parece gravísimo, el fenómeno de los migrantes, de las personas privadas de libertad, la violencia homofóbica, el fenómeno en algunas regiones del país en materia de seguridad (…)”, dijo Emilio Álvarez Icaza, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), sobre la situación de los DDHH en México.

Veo algunas señales muy graves de crisis, de descomposición: el fenómeno de los desaparecidos me parece gravísimo, el fenómeno de los migrantes, de las personas privadas de libertad, la violencia homofóbica, el fenómeno en algunas regiones del país en materia de seguridad (…)”, advirtió el sociólogo impulsor junto con el poeta Javier Sicilia del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, sobre la situación de los derechos humanos en México.

Álvarez, en una carta abierta divulgada el viernes, aseguró que no intenta renovar en agosto su mandato en el CIDH porque quiere dedicar sus esfuerzos y capacidades a trabajar directa y cercanamente para transformar la crisis de derechos humanos que vive su país.

Cabe recordar que el pasado julio Amnistía Internacional (AI) expresó su preocupación por la “impactante” magnitud de las desapariciones forzadas en México.

Una de las tantas manifestaciones para pedir la búsqueda de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en septiembre de 2014.

 

En cuanto al caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos desde septiembre de 2014 dijo que “sin duda es un caso paradigmático y muy doloroso, pero tristemente no me sorprende, ya había muchas señales de que este tipo de cosas estaban pasando” desde años anteriores.

Recordó que desde 2011 se percató de la falta de atención de las autoridades, incluidos el gobernador, la policía, la Fiscalía, el Ejército, la Marina, a denuncias como la que hizo sobre la desaparición de dos líderes campesinos luego de que un policía municipal de Guerrero (sur) los entregara a narcotraficantes. 

Para el activista el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa no es un problema aislado sino refleja un problema estructural que marca un antes y un después. A raíz de estas desapariciones, México y otros países han sido escenario de un sinnúmero de movilizaciones que han puesto en vilo el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

 A la pregunta si siguen vivos los normalistas, Álvarez dijo que mientras no haya ninguna otra información, “por convicción y obligación lo que tenemos que hacer es luchar por su vida y buscarlos en vida”.

El pasado septiembre, Álvarez se reunió con los padres de los 43 normalistas desaparecidos luego de que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) concluyera que la "verdad histórica" de la Procuraduría General de la República (PGR) no era científicamente posible.

Trascurrido más de un año de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, las autoridades no han podido refrendar su versión: los jóvenes fueron detenidos por policías y entregados a miembros del cártel de Guerreros Unidos, quienes los mataron y los incineraron en una hoguera en el municipio de Cocula, cercano a Iguala. Los padres objetan esta versión, ya que expertos de la CIDH aseguran que el destino de los jóvenes de Iguala sigue siendo desconocido, pues, según ellos, no fueron quemados en el basurero de Cocula.

El jueves, la titular de la PGR, Arely Gómez, en una reunión con los padres de los 43 estudiantes, dio a conocer los avances del caso Iguala y dijo que se están investigando restos humanos hallados cerca del basurero de Cocula, en Guerrero, donde, según versión del Gobierno, refutada por los padres, fueron ultimados e incinerados los 43 jóvenes. Además, indicó que el hallazgo es resultado de los operativos de búsqueda con implementación de nuevas tecnologías, como drones.

ncl/ktg/nal

Comentarios