• ONU alerta de injerencia extranjera sin precedentes en guerra libia
Publicada: miércoles, 8 de julio de 2020 22:07
Actualizada: jueves, 9 de julio de 2020 19:09

La ONU critica que injerencias extranjeras en la guerra de Libia hayan alcanzado “niveles sin precedentes”, diciendo que las partes reciben armas y mercenarios.

El conflicto ha entrado en una nueva fase, con interferencias extranjeras que alcanzan niveles sin precedentes”, ha declarado este miércoles el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres.

Asimismo, al considerar la actual situación en Libia “sombría”, Guterres ha indicado que las partes en conflicto ya han recibido armas sofisticadas y mercenarios.

Por lo tanto, ha transmitido la gran preocupación que siente la ONU por los alarmantes refuerzos militares y el alto nivel de injerencia extranjera directa, la cual, conforme al secretario general de la ONU, se considera una violación del embargo de armas del ente que encabeza y de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU).

“La situación política en el este de Libia ha registrado algunos movimientos que indican un renovado apoyo a una solución política al conflicto”, ha dicho Guterres, para luego destacar que la ONU seguirá trabajando con las partes en conflicto para lograr un alto el fuego y reiniciar un proceso político.

 

Ha indicado también que la misión de la ONU en el país norteafricano ha reportado al menos 102 muertes civiles y 254 heridos entre abril y junio de este año, un aumento del 172 por ciento en comparación con el primer trimestre de 2020.

Libia se ha visto arrastrada por una espiral de violencia desde que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) derrocara en 2011 al antiguo líder libio, Muamar Gadafi, acontecimiento que dio lugar a una serie de luchas intestinas por el poder, enfrentamientos entre grupos rivales y a la proliferación de bandas extremistas o mafias.

Ahora, en Libia existen dos centros de poder en disputa: el Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN), presidido por Fayez al-Sarraj, asentado en Trípoli y reconocido como Gobierno legítimo del país por la ONU; y el Ejército Nacional de Libia (ENL), comandado por el mariscal de campo, Jalifa Haftar, con sede en la ciudad oriental de Tobruk y que tiene el respaldo de Egipto, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Francia, entre otros países.

En abril de 2019, las fuerzas de Haftar lanzaron una gran ofensiva para apoderarse de la ciudad capitalina, Trípoli, pero su campaña militar fracasó, ya que Turquía, al intervenir militarmente en la contienda en junio de ese mismo año, ayudó al GAN a conseguir importantes victorias, como el control de todo el noroeste libio.

nlr/anz/mjs