• Nagasaki pide vetar armas nucleares 75 años tras ataque de EEUU
Publicada: domingo, 9 de agosto de 2020 14:34
Actualizada: lunes, 10 de agosto de 2020 9:58

En el 75.º aniversario del bombardeo de EE.UU. sobre Nagasaki (Japón), su alcalde insta a los líderes mundiales a hacer más por prohibir las armas nucleares.

El alcalde de Nagasaki, Tomihisa Taue, ha expresado este domingo su preocupación por el hecho de que, en los últimos años, los Estados nucleares hayan dejado de lado todos los esfuerzos encaminados al desarme y ha pedido a la comunidad internacional que acelere la entrada en vigor del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPNW, por sus siglas en inglés), suscrito en 2017 en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Entre los Estados con armas nucleares y los países bajo el paraguas nuclear ha habido voces de que es demasiado pronto para un tratado de este tipo. Eso no es así. Más bien, la reducción de las armas nucleares llega demasiado tarde”, ha indicado Taue en un acto para conmemorar el 75.ª aniversario de la tragedia en Nagasaki.

El funcionario japonés ha afirmado, además, que la amenaza de que se utilicen armas nucleares de nuevo es cada vez más real, ya que algunos gobiernos están actualizando y reduciendo el tamaño de dicho tipo de armamento para facilitar su uso.

Al referirse a la retirada de EE.UU. del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), firmado en 1987 con la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), Taue ha instado a Washington a encontrar una “senda viable” hacia su desarme nuclear en el proceso de revisión del referido tratado el próximo año.

 

El alcalde también ha solicitado al Gobierno y legisladores japoneses que “examinen la creación de una zona libre de armas nucleares en el noreste de Asia”.

A las 11.02h, hora local, de este domingo, 9 de agosto, momento en el que EE.UU. dejó caer la bomba sobre Nagasaki, se ha guardado un minuto de silencio en memoria de los fallecidos. El ataque a Nagasaki se produjo tres días después de que el país norteamericano arrojara su primera bomba atómica en Hiroshima. Estos bombardeos estadounidenses acabaron con la vida de cerca de 300 000 personas.

El alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, se manifestó el jueves en contra de la carrera armamentística y pidió al Gobierno de Japón que se adhiera al Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares para la abolición de todos los arsenales.

Entretanto, EE.UU., que es el único país del mundo que ha utilizado bombas atómicas, sigue sin pedir perdón a Japón y a las víctimas por la atrocidad histórica que cometió y aumenta sus arsenales mientras impide a otros países, incluso, disfrutar de la energía nuclear con fines pacíficos.

nkh/anz/myd/hnb