• Tumba de Al-Muhandis se convierte en un imán para iraquíes
Publicada: domingo, 23 de febrero de 2020 17:20
Actualizada: lunes, 24 de febrero de 2020 13:02

En Nayaf, la tumba del subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak, Abu Mahdi al-Muhandis, se ha convertido en un imán para los iraquíes e iraníes.

Un minibús se detiene en la esquina de un callejón del cementerio más grande del mundo, en la ciudad sagrada chií de Nayaf, en Irak.

Varios hombres y mujeres salen del auto. ¿El objeto de su atención? La tumba de Abu Mahdi al-Muhandis.

En el corazón de Wadi Al-Salam, el cementerio en constante expansión, los asistentes, vestidos de negro, lloran y se golpean el pecho en señal de luto y dolor.

Asesinado junto al teniente general iraní, Qasem Soleimani, en un ataque de EE.UU., en Bagdad, el 3 de enero, Al-Muhandis ahora es venerado como un icono mártir de la resistencia antimperialista.

Él fue quien derrotó a Daesh. Él es un héroe. Que descanse en paz. Su muerte afectó a todo el Ejército iraquí y a las fuerzas de Al-Hashad Al-Shabi.

Su tumba se ha convertido en un imán para los iraquíes que prometen vengarse de Washington.

Ubicado a lo largo del pasillo nueve de Wadi Al-Salam, el lugar de descanso final del comandante ha ganado un estatus casi sagrado.

Su sepultura ya es una parada para los miles de peregrinos chiíes que pasan por Nayaf para visitar el mausoleo del Imam Ali (la paz sea con él), el yerno del profeta del Islam, el Hazrat Mohamad (P).

Cada vez que venimos a visitar la tumba del Imam Ali, haremos una parada para ver a nuestro héroe, al mártir Mohandes. Es un deber.

EE.UU. asesinó la madrugada del 3 de enero a Al-Muhandis, junto al comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, en suelo iraquí.

Tras su asesinato, Abu Fadak al-Muhamadawi ha sido designado como el nuevo subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak, Al-Hashad Al-Shabi.

akm/hnb

Comentarios