• Dos mujeres observan una esvástica nazi pintada en el centro de los solicitantes de asilo de la Cruz Roja, en Lyngbygaard Trustrup, en el noroeste de Dinamarca, 27 de agosto de 2015.
Publicada: lunes, 29 de febrero de 2016 18:46

Los terroristas solitarios de extrema derecha son más letales y difíciles de detectar y los gobiernos europeos y organismos policiales están pasando por alto esta amenaza, advierte un reciente estudio.

Un informe de 98 páginas realizado por expertos de los cuatro principales institutos de investigación europeos, muestra que numerosos individuos y pequeños grupos de extrema derecha son de hecho más letales y mucho más difíciles de detectar en comparación con otros grupos extremistas.

Los investigadores, estudiando 31 países europeos, encontraron que 124 personas participaron en 98 ataques o conspiraciones en toda Europa durante los últimos 15 años. De estas personas, unas 50 fueron motivadas por ideas extremistas religiosas y otras 42 fueron categorizadas de extrema derecha.

Dada la intensa atención pública sobre el terrorismo de inspiración religiosa, el hallazgo de que la extrema derecha representa una proporción similar dentro de la base de datos de los perpetradores es particularmente significativo", asegura el informe.

"Dada la intensa atención pública sobre el terrorismo de inspiración religiosa, el hallazgo de que la extrema derecha representa una proporción similar dentro de la base de datos de los perpetradores es particularmente significativo", asegura el informe del Instituto Real de Servicios Unidos (RUSI, por sus siglas en inglés), el think-tank Chatham House, el Instituto para el Diálogo Estratégico y la Universidad de Leiden.

Melanie Smith, una autora del informe, dijo que los investigadores estaban sorprendidos por el alto porcentaje de ataques de solitarios de personas de extrema derecha registrados en toda Europa, según ha publicado este lunes el diario británico The Guardian.

El estudio también indica que el Reino Unido es el objetivo contra el que más se planean ataques, liderando la lista con un total de 38 ataques planificados. Francia ocupó el segundo lugar con 11. Alemania y Suecia tenían ambos cinco.

El informe además indica que los blancos más frecuentes eran civiles, en particular, las minorías étnicas y religiosas, solicitantes de asilo y los migrantes, siendo una gran mayoría de los objetivos religiosos musulmanes.

La incursión más letal de la lista se llevó a cabo por el extremista ultraderechista Anders Behring Breivik, de 36 años de edad, que masacró con bombas y balazos a 77 personas y dejó 242 heridos el 22 de julio de 2011, en la capital noruega, Oslo, y la isla de Utoya. Breivik fue condenado a 21 años de prisión y su sentencia podría ser extendida indefinidamente en caso de que se considere una amenaza.

snr/rha/nal

Comentarios