• Un helicóptero modelo Boeing CH-46 de las Fuerzas Armadas estadounidenses.
Publicada: viernes, 25 de marzo de 2016 17:07
Actualizada: sábado, 12 de noviembre de 2016 10:43

Estados Unidos ha pedido a España autorización para replegar 20 helicópteros en la base de Rota (Cádiz) procedentes de Afganistán e Irak, donde se utilizan en la lucha contra el narcotráfico.

Mediante esta medida el Departamento de Estado, al que pertenecen los aparatos, planea retirarlos en verano (a partir de junio) pero, en vez de llevarlos a Estados Unidos, quiere desplazarlos a España, cerca de los teatros de operaciones donde previsiblemente actuarán en el futuro, aunque fuentes gubernamentales españolas y estadounidenses coinciden en que tengan ahí su base permanente desde la que desplegarse en terceros países.

En declaraciones al diario español El País, vertidas este viernes, un portavoz de la embajada estadounidense en Madrid, capital española, ha confirmado la noticia y ha dicho que existen “contactos preliminares informales con el Ministerio de Asuntos Exteriores (español) sobre la posibilidad de almacenar y hacer el mantenimiento de un pequeño número de aeronaves pertenecientes al Departamento de Estado en España”.

“No está vinculado directamente a operaciones específicas, sino que servirá como un centro logístico desde el cual en el futuro las aeronaves podrán desplazarse a otros países para dar apoyo a las actividades del Departamento de Estado”, ha afirmado un portavoz de la embajada estadounidense en Madrid.

De acuerdo con la fuente diplomática, la decisión de emplazar las aeronaves estadounidenses en la base de Rota no es definitiva, aunque es una opción preferida por Washington.

“No está vinculado directamente a operaciones específicas, sino que servirá como un centro logístico desde el cual en el futuro las aeronaves podrán desplazarse a otros países para dar apoyo a las actividades del Departamento de Estado”, ha explicado.

En su opinión, “España es una opción atractiva para ubicar este almacenamiento debido al alto nivel de experiencia en conservación de aeronaves avanzadas disponible en el mercado laboral español y encaja bien bajo el foco de nuestra excelente cooperación con España en muchas áreas”.

Como los helicópteros estarían en stand by, ha recalcado, no será preciso que cuenten con tripulaciones permanentes en España, sino solo un reducido número de mecánicos y expertos en mantenimiento, no más de una decena.

El “pequeño número”, de la que se ha referido la fuente diplomática estadounidense, son unos 20 helicópteros, en su mayor parte de los modelos Boeing CH-46 y Sikorsky S-61, que Estados Unidos prevé retirar de Afganistán e Irak, dentro del plan de reducción de su presencia en ambos países.

Estos aparatos cuentan con una flota de 140 aeronaves —100 helicópteros y 40 aviones de ala fija— superior a la Fuerza Aérea de algún país de la OTAN. Están encuadrados en el denominado Buro of International Narcotics and Law Enforcement Office Of Aviation (más conocido como INL Air Wing) que se dedica a misiones de lucha contra el narcotráfico, contraterrorismo, vigilancia de fronteras, policía judicial y transporte de personal diplomático.

La INL Air Wings participa en la lucha contra la droga —fundamentalmente en misiones de asesoramiento y capacitación de las fuerzas de seguridad locales— en media docena de países de América Latina (como Colombia, Guatemala o Perú) y Asia (Irak, Afganistán o Pakistán).

A simple vista no existe ningún problema y todo puede transcurrir de lo más normal, sin embargo, si es tratado con especial atención la petición puede plantear serios problemas al actual Gobierno español, ya que no puede tomar una decisión de esta índole, además de no encajar con el convenio de Defensa del país europeo con Estados Unidos.

El 17 de julio, Madird y Washington firmaron el tercer protocolo de enmienda del convenio de Cooperación para la Defensa, vigente desde 1988. Aprobado por el Pleno del Congreso de los Diputados el 16 de julio, el acuerdo permitirá el uso permanente de la base aérea de Morón de la Frontea (Sevilla) por parte de las Fuerzas Armadas estadounidenses.

Desde 2013, Estados Unidos usaba de manera prorrogable la base aérea para mantener una fuerza de intervención rápida ante situaciones de crisis en el norte de África y Oriente Medio. Hasta ahora acogía a 850 miembros de la Fuerza Especial Aire-Tierra de Marines de Respuesta a Crisis (Special Purpose Marine Aiar Ground Task Force, SPMAGTF-CR), además de 100 miembros de la Fuerza Aérea y 17 aeronaves.

La nueva enmienda del Convenio permite una presencia militar máxima a largo plazo en Morón de 2200 militares, 500 empleados civiles del Departamento de Defensa de Estados Unidos y de 36 aeronaves. Se prevé además que, tras consultas previas entre Estados Unidos y España, dichas capacidades puedan incrementarse temporalmente en 800 militares y 14 aeronaves, situación que podría producirse durante las rotaciones de fuerzas, por el solapamiento temporal de efectivos.

España, miembro de la OTAN desde 1982, mantiene dos bases militares con una presencia permanente de Estados Unidos - una base aérea en Sevilla y un combinado de aire y la base naval en Cádiz-.

La base militar de la OTAN en Rota (provincia española de Cádiz), es considerada como una gran carga para España por su situación económica, y según los expertos, un instrumento para satisfacer los deseos bélicos y expansionistas de Washington.

La presencia de bases militares de la OTAN en España ha provocado una ola de protestas del pueblo español que denuncia la postura belicista del presidente del Gobierno en funciones Mariano Rajoy y, también, critica la destinación de miles de millones de euros en la compra de armas, mientras el país vive una grave crisis económica.

El pasado 25 de abril, cientos de personas se volcaron a las calles de Madrid, capital de España, para rechazar el emplazamiento de bases militares de la Alianza Atlántica en este país europeo.

mep/ktg/mrk

Comentarios