• Sondeo: Israel y EEUU buscan provocar a Irán con sabotaje en Natanz
Publicada: sábado, 17 de abril de 2021 22:20

El sabotaje en la planta nuclear iraní de Natanz fue un acto del régimen de Israel y Estados Unidos para provocar a Irán, indica una encuesta.

El 11 de abril, se registró un incidente en una red de distribución eléctrica de la planta nuclear de Natanz, en el centro de Irán. Teherán ha prometido dar “una respuesta adecuada” a ese acto de sabotaje, que según muchas fuentes, está relacionado con el régimen de Israel.

Sobre el asunto, la cadena HispanTV realizó un sondeo para evaluar la opinión de los usuarios de su página web respecto al motivo que habría llevado al régimen de Tel Aviv a cometer dicho ataque, calificado de terrorismo nuclear por el país persa.

Los resultados del estudio de opinión, puesto en línea desde el jueves hasta el sábado, arrojan que el 57,4 % de los participantes afirmó que esa arremetida se dio porque Israel y EE.UU. buscan “provocar” a la República Islámica de Irán.

Asimismo, para el 14,8 % de los lectores, el sabotaje pretendía dilatar las conversaciones a nivel de expertos de la Comisión Conjunta del acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), que están en curso en Viena, capital austriaca.

Además, el 27,8 % subrayó que el acto de sabotaje del régimen sionista en la planta nuclear de Natanz busca dejar con las manos vacías a Irán en las negociaciones del pacto nuclear.

 

Aunque muchos medios de comunicación israelíes y occidentales confirmaron implícitamente la complicidad del régimen israelí en este acto terrorista, la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han guardado silencio, lo cual ha sido reprochado en los términos más enérgicos por el Gobierno de Irán.

El representante permanente de Irán ante las organizaciones internacionales asentadas en Viena, Kazem Qaribabadi, enfatizó el miércoles que los autores de este acto tan cobarde no deben quedar impunes y que cualquier persona involucrada directa o indirectamente en este sabotaje debe rendir cuentas.

Cabe recordar que, en julio pasado, se produjo otro incendio en uno de los pabellones en construcción de Natanz, un estratégico centro de enriquecimiento de uranio, ubicado en la ciudad homónima en la provincia de Isfahán, a unos 250 kilómetros al sur de la capital persa, Teherán.  

Poco después del sabotaje del domingo pasado en Natanz, Irán anunció el inicio del enriquecimiento de uranio al 60 % en esa instalación haciendo uso de sus avanzadas centrifugadoras IR-4 e IR-6, fabricadas de cero a cien por los expertos iraníes y bajo las severas sanciones occidentales.

sar/ncl/rba