• Fuerzas británicas durante una operación en Irak.
Publicada: sábado, 2 de mayo de 2020 5:42
Actualizada: sábado, 2 de mayo de 2020 10:28

Un grupo de diputados británicos exige la salida de las tropas del Reino Unido de las zonas de guerra, sobre todo de Yemen, una de las peores crisis humanitarias.

En una carta dirigida al secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, un grupo de 35 diputados británicos exige medidas prácticas en respuesta a la llamada del secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, sobre un alto al fuego global, en medio de la pandemia del coronavirus, causante de la COVID-19.

Aunque el Gobierno británico ha respaldado tal llamamiento, no ha tomado medidas prácticas al respecto, pues la Real Fuerza Aérea del Reino Unido (RAF, por sus siglas en inglés) continúa desplegando tropas alrededor del mundo, critica la misiva publicada el viernes por el portal de la coalición Stop the War (Parar la Guerra).

Instamos al Gobierno a ser fiel a su palabra y elaborar un plan para retirar las tropas británicas de las zonas de guerra. Creemos que todos los gobiernos deberían aprovechar este momento para poner fin al sufrimiento intolerable causado por los conflictos mundiales”, insiste la nota.

 

Actualmente, hay miles de fuerzas británicas en al menos 35 países de todo el mundo —entre ellos 1000 en Afganistán y más de 1000 en Asia Occidental, incluido Irak y Arabia Saudí—, agrega, para después advertir que la continua presencia militar en dichas áreas solo sirve para prolongar el conflicto y aumentar las tensiones.

Al respecto, los diputados denuncian la complicidad del Ejército y Gobierno británicos en el conflicto en Yemen y su apoyo armamentístico a Arabia Saudí, país responsable de la muerte de miles de civiles yemeníes.

El conflicto de Yemen es una de las peores crisis humanitarias de la era moderna. Es vergonzoso que el Reino Unido sea cómplice de tal atrocidad”, lamentan.

Según un informe anual del principal fabricante de armas británico “British Aerospace” (BAE, por sus siglas en inglés), esa firma vendió armas por casi un valor de 19 mil millones de dólares a Arabia Saudí desde el comienzo de la agresión a Yemen en marzo de 2015.

fmk/ktg/hnb/msf