• El canciller británico, Boris Johnson (izq.) y su homólogo iraní, Mohamad Yavad Zarif, en una reunión en Bruselas, Bélgica, 15 de mayo de 2018.
Publicada: martes, 22 de mayo de 2018 5:30
Actualizada: martes, 22 de mayo de 2018 18:28

El Reino Unido, el aliado más cercano de EE.UU., incluso antes de que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, presentara un nuevo plan para negociar con Irán, ha descartado que el plan B de Washington contra Teherán resulte viable y asegura que no funcionará.

Minutos antes de que Pompeo desvelara el lunes su controvertida iniciativa antiraní, el canciller británico, Boris Johnson, aseguró desde Buenos Aires, capital argentina, que el plan para realizar “nuevas y extensas negociaciones Irán” tenía amplios defectos.

Predijo que Estados Unidos volverá por fin a negociar una versión del pacto nuclear anteriormente sellado con Irán, conocido oficialmente como el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), pero realmente eso llevará mucho tiempo, advirtió, y en realidad no funcionará.

Johnson recordó que el acuerdo nuclear alcanzado en 2015 por Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), del que se retiró unilateralmente Estados Unidos, tenía “un objetivo muy claro”: controlar el programa nuclear iraní a cambio del levantamiento de las sanciones económicas impuestas contra el país persa.

Los estadounidenses abandonaron ese convenio y ahora buscan incorporar todas sus demandas a un solo pacto gigante con Irán: un objetivo que, a juicio de Johnson, resultará “muy muy difícil”.

“Alcanzar a un nuevo amplio acuerdo con Irán resultará muy muy difícil”, advirtió el jefe de la Diplomacia británica. Varios expertos, de hecho, consideran el plan B de Washington es un irreal “sueño dorado”.

Alcanzar a un nuevo amplio acuerdo con Irán resultará muy muy difícil”, advirtió el canciller británico, Boris Johnson, en relación al nuevo plan B de Washington contra Irán.


Johnson, no obstante, se mostró optimista ante la posibilidad de alcanzar un tipo de acuerdo con Teherán que pueda incluir a los Estados Unidos de Donald Trump. Teherán, sin embargo, asegura que no volverá a negociar su programa nuclear y que su programa de defensa nacional no tiene cabida en las negociaciones ni ahora ni en el futuro.

La decisión del magnate republicano de retirar a EE.UU. del acuerdo ha generado un aluvión de protestas entre el resto de los firmantes del convenio —que se han comprometido a mantener el pacto— y también de gran parte de la comunidad internacional.

La República Islámica de Irán, por su parte, ha repudiado la medida de Washington, pero promete seguir cumpliendo el convenio, siempre y cuando se garanticen sus intereses nacionales.

ask/nii/

Comentarios