• El primer ministro británico, David Cameron.
Publicada: jueves, 4 de febrero de 2016 11:13
Actualizada: viernes, 5 de febrero de 2016 15:09

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, asegura que pretende garantizar la soberanía del Parlamento británico sobre las leyes de la Unión Europea (UE).

"Estoy dispuesto a hacer incluso más para disipar cualquier duda de que la Cámara de los Comunes –la cámara baja del Parlamento– es soberana. Intentaremos hacerlo al mismo tiempo que concluimos las negociaciones", dijo Cameron a última hora del miércoles, al referirse a su renegociación de los lazos con el bloque comunitario.

Estoy dispuesto a hacer incluso más para disipar cualquier duda de que la Cámara de los Comunes –la cámara baja del Parlamento– es soberana. Intentaremos hacerlo al mismo tiempo que concluimos las negociaciones", dijo el premier británico, David Cameron.

El premier está intentando remachar los detalles de un paquete de reformas que espera sea respaldado por otros líderes de la UE en la cumbre que se celebrará entre el próximo 18 y el 19 de febrero, a pesar de que se enfrenta también a los críticos en su país que dicen que ha pedido poco.

El miércoles defendió ante la Cámara de los Comunes el borrador planteado por el presidente del Consejo de Europa, Donald Tusk, y argumentó que, sin ser "perfecto", supone un "verdadero progreso" en relación a las peticiones de Londres para permanecer en la UE y que hará que "la posición británica" sea "mejor y más fuerte".

En esta línea ha explicado que se trata del mayor cambio hasta ahora en relación con la libertad de movimientos, y ha vaticinado unas "intensas" conversaciones para intentar cerrar un acuerdo para la próxima reunión de jefes de Estado y de Gobierno.



Entre los escépticos no solo figuran miembros de la oposición, algunos de sus compañeros, como el alcalde de Londres, Boris Johnson, cuestionan el margen de maniobra del Reino Unido. Johnson advirtió de que queda "mucho por hacer", indicando que sería mejor que su país pudiese bloquear las propuestas europeas por su cuenta, sin depender de los demás Estados miembro.

Cameron también se defendió de las criticas de los laboristas por no haber comparecido el martes para explicar el contenido del borrador, y dijo que este responde a los puntos clave de las reformas exigidas: competitividad, integración europea, acceso al mercado único de los países que no están en el euro e inmigración: este último punto es el que más diferencias provoca entre las partes.

El Gobierno británico dará libertad de voto a sus miembros, así como a los diputados conservadores, para decidir si quieren defender o no la continuidad en la Unión Europea. El premier, sin embargo, ya ha adelantado que es partidario de seguir en un bloque "reformado".

Cameron desea celebrar antes de finales de 2017 un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea.

Una reciente encuesta muestra que la mayoría de británicos votaría a favor de abandonar el bloque europeo.

snr/nii/

Comentarios