• ‘Israel no busca un conflicto serio por temor a fuerza de Hezbolá’
Publicada: martes, 28 de julio de 2020 17:29
Actualizada: martes, 28 de julio de 2020 18:16

Israel no busca marcar un “conflicto serio” con Hezbolá, pues sabe que no saldrá victorioso de dicho enfrentamiento, dice un analista.

Durante una entrevista concedida este martes a HispanTV, el analista internacional Iñaki Gil de San Vicente ha asegurado que “Israel tendría muchos problemas”, no solamente militares, sino también internos, para “abrir un verdadero conflicto” con el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

De acuerdo con el experto, el régimen israelí sabe bien que “Hezbolá tiene la fuerza suficiente como para volver a derrotar a Israel”, por eso, “no le interesa embarcarse en un conflicto serio”.

Sin embargo, el analista ha destacado que lo que beneficia al gobierno del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, es “crear provocaciones” para mantener, sobre todo dentro de los territorios ocupados, la sensación de que hay un peligro externo que puede acabar con este régimen, y así calmar las protestas en su contra y obligar a la gente, que está en las calles cada vez más enfurecida, a aceptar sus designios ante las amenazas externas.

 

“A Israel ahora mismo le conviene más una política de provocación sostenida y medida con cuidado, pero que gotee la dura y trágica sangre del pueblo de El Líbano y del pueblo de Palestina, para que la maquinaria militar, económica y política de Israel siga funcionando como un vampiro con esta sangre”, ha destacado.

En los últimos días, el régimen de Tel Aviv ha puesto en máxima alerta a sus fuerzas y está aumentando su presencia militar en la zona fronteriza con El Líbano ante el temor de una venganza de Hezbolá por el asesinato de uno de sus combatientes.

A este respecto, el lunes surgieron reportes de explosiones en la frontera entre El Líbano y los territorios ocupados palestinos, sobre lo cual Israel alegó haber frustrado “un intento de infiltración” de Hezbolá y una operación contra su ejército.

La Resistencia libanesa desmintió, no obstante, dichos infundios y los consideró “un intento por inventar falsas victorias”, lanzando al mismo tiempo una advertencia de que su respuesta al asesinato de su combatiente Ali Kamel Mohsen está por venir y que los sionistas deben esperar un castigo por sus crímenes.

Reconociendo el poderío militar de Hezbolá, varios funcionarios israelíes han alertado repetidamente al régimen de Tel Aviv de que deje de escalar las tensiones con el movimiento libanés, pues, han avisado, en caso de guerra, la Resistencia libanesa puede lanzar 1000 misiles al día.

Fuente: HispanTV Noticias

tmv/anz/mkh/rba