• La nube de hongo emitida tras el primer ensayo nuclear de EE.UU. en Nuevo México, 16 de julio de 1945.
Publicada: jueves, 27 de julio de 2023 19:31
Actualizada: sábado, 29 de julio de 2023 16:06

Un estudio reciente muestra que el primer ensayo nuclear de EE.UU. en 1945 causó una lluvia de partículas radioactivas que llegó hasta Canadá y México.

La prueba del prototipo de una bomba atómica, llamada The Gadget, el 16 de julio de 1945 en un desierto de Nuevo México, causó una de las explosiones más grandes de la historia de la humanidad. Este ensayo era parte del proyecto secreto Manhattan llevado a cabo por el Ejército estadounidense para desarrollar armas atómicas.

La explosión tuvo el poder de 18,6 kilotones (es decir, el equivalente a 18 600 toneladas de TNT), y la intensa luz, en forma de una nube de hongo, se vio a una distancia máxima de 320 kilómetros.

El estudio, publicado la semana pasada, muestra que la nube y sus consecuencias llegaron hasta México y Canadá y muchos residentes de los territorios poblados por hispanos y nativos fueron expuestos a la radiación, según informó The New York Times.

 

Los autores del estudio utilizaron software de modelado de última generación y recientemente descubrieron datos meteorológicos históricos. Afirmaron que la lluvia radiactiva de la prueba Trinity llegó a 46 estados, Canadá y México dentro de los 10 días posteriores a la detonación.

El plutonio transportado por el viento desde la ubicación de la prueba Trinity, es decir un polígono de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, en el desierto Jornada del Muerto en Nuevo México, llegó al lago Crawford en Canadá el 20 de julio de 1945, según el estudio.

Lincoln, Socorro, Otero y Sierra, en la Cuenca del Tularosa y cercanos al sitio donde se llevó a cabo el ensayo Trinity, fueron los cuatro condados más afectados por la lluvia radioactiva causada por la explosión. En estos territorios, donde vivían en su mayoría hispanos y nativos, aumentaron las enfermedades como leucemia y otros tipos de cáncer. Pero también se reportó un aumento en la mortalidad infantil en ciudades como Roswell, a 180 kilómetros de Trinity, de acuerdo con la organización Nuclear Threat Initiative.

Casi 500 000 personas vivían en un radio de 150 millas de la explosión de Trinity. Algunas familias vivían tan cerca como a 12 millas de distancia. Sin embargo, no se advirtió a los civiles sobre la prueba con anticipación, y no fueron evacuados antes o después de la prueba, informó New York Times y detalló que Washington mintió a los residentes sobre la explosión diciendo que fue un accidente que ocurrió en un depósito de municiones vecino.

 

Después de Trinity, se realizaron 93 pruebas atmosféricas más (cuando la explosión tiene lugar dentro de la atmósfera) en Nevada que causaron lluvias radiactivas distribuidas a través de EE.UU. por nubes de hongo radiactivo. Asimismo, se llevaron a cabo 45 pruebas estratosféricas (en las que el arma nuclear usualmente es transportada en un cohete fuera de la atmósfera).

El impactante informe revela que el Gobierno estadounidense hizo que los voluntarios se pararan debajo de una de esas pruebas estratosféricas para estudiar los impactos en la salud que tendría en las personas expuestas directamente a las radiaciones nucleares mortales.

Desde 1945 hasta 1962, el período de tiempo analizado por los investigadores, el Ejército estadounidense realizó 101 pruebas nucleares. Asimismo, entre 1951 e 1998, Washington hizo estallar más de 800 armas nucleares subterráneas.

EE.UU. usó la exitosa experiencia de la prueba Trinity para llevar a cabo días después, en agosto, lanzar dos bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki que cobraron al menos la vida de 180 000 personas inocentes.

ftm/tqi