• 
La foto, publicada por la OIG de EE.UU., muestra cómo 88 migrantes están apretados detrás de cercas con capacidad para 41, en Texas.
Publicada: lunes, 24 de octubre de 2022 15:54

Los arrestos de migrantes a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México alcanzaron un máximo histórico de más de 2,7 millones en lo que lleva de 2022.

Los datos de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) muestran que 2 766 582 indocumentados, el 85 % de ellas en la frontera sudoeste, fueron detenidos en Estados Unidos en lo que lleva del año fiscal actual.

Según CBP, se ha registrado un incremento sustancial de detenciones de los migrantes venezolanos, que pasaron de 5279 en mayo a 17 811 en julio y 33 961 en septiembre.

En 2022, confirma el informe, las autoridades estadounidenses efectuaron 224 607 detenciones de migrantes cubanos, 823 057 capturas de mexicanos, 238 061 de guatemaltecos, 214 975 de hondureños, 164 600 de nicaragüenses, 130 971 de colombianos, y 97 197 de salvadoreños.

El director de CBP, Chris Magnus, ha causado a Venezuela, Cuba y Nicaragua de impulsar una nueva ola de migración en el hemisferio occidental, incluido el reciente aumento de detenimientos en la frontera suroeste del país norteamericano.

 

“Al mismo tiempo, la cantidad de migrantes que ingresan desde México y el norte de Centroamérica ha disminuido por tercer mes consecutivo, ya que la Administración Biden-Harris trabaja con nuestros socios en la región para abordar las causas fundamentales de la migración, facilitar la repatriación y sacar a miles de contrabandistas de las calles”, ha indicado Magnus en un comunicado.

A pesar de que el presidente de EE.UU., Joe Biden, prometió durante su campaña electoral de que, si llegaba a la Casa Blanca, regularizaría a los más de 11 millones de indocumentados que residen en suelo estadounidense, dicha coyuntura se ha agravado.

Biden enfrenta críticas, por un lado, por no cumplir todavía su promesa electoral para revertir rápidamente muchas de las políticas migratorias, sumamente restrictivas, de su antecesor, Donald Trump, y por el otro, por dar luz verde a los migrantes para que lleguen a territorio estadounidense.

La extrema pobreza, la violencia, el desempleo y la corrupción en medio de la lucha contra la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, son las razones que alegan los migrantes para abandonar sus respectivas patrias y buscar el sueño americano.

rth/rba