• El portaaviones USS George H.W. Bush en la Estación Naval de Norfolk, Virginia.
Publicada: sábado, 1 de agosto de 2020 2:21

Un número no especificado de marineros asignados al portaviones USS George H.W. Bush dio positivo por COVID-19, informó una vocera de la Marina de EE.UU.

La comandante Jennifer Cragg, portavoz de la Fuerza Aérea Naval del Atlántico de EE.UU., sin especificar cuántas personas se habían infectado, dijo el jueves que “un pequeño número de marineros ha sido diagnosticado con COVID-19 este verano”.

De acuerdo con lo comunicado por Cragg en un correo electrónico a Navy Times, los marineros infectados se encuentran en habitaciones privadas en cuarentena y reciben “atención médica de apoyo diario hasta que se recuperan”, mientras que el resto de la tripulación está siguiendo estrictas precauciones de coronavirus en el barco que está realizando trabajos de mantenimiento en un puerto en Norfolk, en Virginia.

La vocera puso de relieve asimismo que el “USS George H.W. Bush no está en un estado de despliegue y, al igual que otros comandos en la Marina de EE. UU., con un pequeño número de casos, no ha habido impacto en la preparación”.

Según el Ejecutivo Marítimo, la región de Norfolk ha experimentado un aumento en las infecciones reportadas por COVID-19. El jueves, mismo día en que Cragg confirmó el brote en el portaviones, se registraron 143 nuevos casos. En general, la región ha reportado más de 3000 contagios.

 

Navy Times informó que el USS George H.W. Bush es al menos el segundo portaviones golpeado con COVID-19 desde que la pandemia comenzó a ser noticia por primera vez; sin embargo, la cantidad de casos reportados a bordo de esta embarcación no se acerca a los casos registrados en el USS Theodore Roosevelt, que registró más de 1000 marineros infectados con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19.

El USS Theodore Roosevelt ya captó la atención de muchos después de que el capitán Brett Crozier, su comandante en ese momento, escribiera una carta ampliamente compartida al personal naval de alto rango que pedía que se enviaran “todos los recursos disponibles” para ayudar al personal de la embarcación en el aislamiento de marineros que contrataron COVID-19.

“No estamos en guerra. Los marineros no necesitan morir. Si no actuamos ahora, no estamos cuidando adecuadamente nuestro activo más confiable: nuestros marineros”, escribió Crozier.

Según las últimas cifras de la Marina de EE.UU., se ha registrado más de 9000 casos de COVID-19 entre marineros, civiles, dependientes y contratistas. Cuatro contratistas, 13 civiles y un marinero, que fue asignado al USS Roosevelt, murieron después de contraer esta enfermedad. 

En marzo, cuando todavía Estados Unidos no encabezaba la lista de países más infectados por el nuevo coronavirus, el secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, advirtió de que si continuaba la escala y el alcance que algunos están pronosticando del contagio por COVID-19, se podrá notar un impacto en la preparación de las fuerzas armadas.

ncl/rha/rba