• El director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., Robert Redfield, Washington, 23 de junio de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 24 de junio de 2020 4:56

Advierten del impacto de la pandemia de la COVID-19 en EE.UU., indicando que el país ahora necesita 100 mil rastreadores de contacto de las personas infectadas.

Todos hemos hecho lo mejor que pudimos para combatir este virus, y la realidad es que ha puesto de rodillas a esta nación”, expresó el martes el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU., Robert Redfield.

De acuerdo con las palabras de Redfield, las capacidades básicas de salud pública de Estados Unidos no han contado con el financiamiento suficiente durante mucho tiempo, por lo tanto, “necesitaban una inversión urgente”.

Asimismo, destacó la necesidad de aumentar el número de rastreadores de contacto de las personas infectadas con el nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, y señaló que actualmente el país norteamericano cuenta con 28 mil de estos mecanismos, pero este número se debe llegar a 100 mil.

 

Los mecanismos de rastreadores de contacto, según los expertos, son una prioridad urgente para detener la propagación de la COVID-19.

En otra parte de sus declaraciones, indicó Redfield que los gastos económicos que se deben asumir para enfrentar el brote de esta enfermedad mortal, serán al menos 7 mil millones de dólares para el país norteamericano, y agregó que este tema necesita una asociación entre el Gobierno federal y otros sectores del país.

“Si la financiación de los CDC desapareciera mañana, la infraestructura de salud pública en todo el país simplemente se derrumbaría”, añadió al respecto.

Las declaraciones de Redfield se produjeron mientras varios estados del país norteamericano, desde el principio de la pandemia de la COVID-19 están enfrentando una escasez de equipo médico y de protección personal, algo que ha creado una ola de críticas y rechazos por los médicos y enfermeros estadounidenses contra la gestión de su presidente, Donald Trump, ante la pandemia.

Trump, además de enfrentar críticas por el manejo de la pandemia, ahora encara reproches por la forma de cómo intenta sofocar las múltiples protestas antirraciales protagonizadas en las calles de diversas partes de EE.UU. por miles de estadounidenses indignados ante el racismo y la brutalidad policial, a raíz del asesinato del afrodescendiente George Floyd a manos de un policía en la ciudad de Mineápolis (Minesota). 

nlr/ktg/ask/msf