• El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, ofrece un discurso en la conferencia de AIPAC, Washington, 2 de marzo de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 7 de marzo de 2020 10:04

Dos asistentes a la cumbre del lobby sionista en EE.UU., a la que asistieron destacados funcionarios estadounidenses, son diagnosticados con el coronavirus.

A principios de marzo, el Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel (AIPAC, por sus siglas en inglés) realizó una conferencia de tres días en Washington (la capital estadounidense) que congregó unas 18 000 personas.

Diferentes autoridades y políticos estadounidenses, como el vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado Mike Pompeo y el excandidato presidencial demócrata y exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, participaron en el evento. El presidente colombiano, Iván Duque, y el embajador del régimen de Israel en EE. UU., David Friedman, también tomaron parte en la conferencia.

Luego de llevarse a cabo, el mismo Comité alertó el jueves que un grupo de personas de Nueva York que estuvo en el evento había estado en contacto con alguien que tiene el nuevo coronavirus, conocido como COVID-19, lo que provocó gran susto entre los asistentes al evento por la posibilidad de haberse contagiado con el nuevo coronavirus.

 

En un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, AIPAC ha confirmado este sábado que al menos dos asistentes a la conferencia dieron positivo por el nuevo coronavirus.

El Comité ha enviado asimismo correos electrónicos a todos los participantes en el evento, y los ha exigido hacer una prueba del COVID-19.

Si su prueba de coronavirus es positiva, le recomendamos que informe a las autoridades sanitarias locales para que puedan coordinar adecuadamente la respuesta a esta situación con las autoridades sanitarias apropiadas”, agrega el mensaje.

Las autoridades sanitarias estadounidenses han confirmado que el nuevo coronavirus ha dejado hasta el momento 306 contagiados y 17 muertos en todo el país.

El rotativo británico The Guardian, citando a varios expertos en salud, ha advertido de la mala situación en la que se encuentra el sistema sanitario de EE.UU. ante la posibilidad de una mayor propagación del nuevo coronavirus en el país norteamericano.

El mandatario estadounidense, Donald Trump, ha intentado minimizar desde el principio la gravedad de esa epidemia, provocando una ola de críticas en el país norteamericano.

mnz/ktg/nsr/hnb