• Restos del avión ucraniano siniestrado cerca del Aeropuerto Internacional Imam Jomeini, al sur de Teherán (capital persa), 8 de enero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 10 de enero de 2020 14:27
Actualizada: sábado, 11 de enero de 2020 4:17

El Gobierno de Estados Unidos reconoce que no dispone de pruebas de que el avión ucraniano se haya estrellado debido al impacto de misiles, revela un informe.

El avión de la compañía Ukrainian International Airlines, un Boeing 737, se estrelló la madrugada del miércoles cerca del Aeropuerto Internacional Imam Jomeini, al sur de Teherán (capital persa), unos seis minutos después de despegar rumbo a Kiev (capital de Ucrania). La Organización de la Aviación Civil de Irán aseguró, desde el principio, que el incidente se debió a fallos técnicos.

No obstante, en los últimos días han circulado “rumores ilógicos”, en especial de parte de EE.UU., sobre que el Boeing 737 se estrelló, supuestamente, después de ser alcanzado por misiles iraníes.

Ante tal coyuntura, la agencia estadounidense de noticias The Associated Press (AP) reveló el jueves que, durante un encuentro reciente de los funcionarios de la Administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, las autoridades norteamericanas señalaron que no disponen de ninguna información que confirme que el avión ucraniano fuera alcanzado por misiles.

 

Las autoridades estadounidenses afirmaron que no hay ninguna información que indique que el avión fuera derribado”, agregó AP, citando a un demócrata, que habló bajo condición de anonimato y que estaba presente en la referida reunión, a la que también asistieron el secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, el secretario de Estado, Mike Pompeo, y Gina Haspel, directora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), explicó.

Las autoridades persas destacan que existe un “alto nivel de coordinación” entre todos los sectores militares y civiles del espacio aéreo de Irán, y aseguran que los rumores sobre el impacto de un misil contra la aeronave ucraniana “carecen de toda lógica” y se tratan, más bien, de una “guerra psicológica, calculada y organizada” en contra del país persa.

Los presidentes de Irán y Ucrania, Hasan Rohani y Volodímir Zelenski, respectivamente, han abogado, a su vez, por cooperar conjuntamente en la pesquisa sobre el avión ucraniano siniestrado, un incidente que causó la muerte de las 176 personas que iban a bordo, entre tripulantes y pasajeros, en su mayoría iraníes.

fmk/anz/alg