• Una niña iraní con cáncer.
Publicada: jueves, 19 de diciembre de 2019 17:13

Un grupo de congresistas demócratas llama a poner fin a la “guerra económica” de EE.UU. que afecta a los civiles iraníes más vulnerables, es decir los enfermos.

En una carta enviada el martes al secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, los 17 legisladores demócratas, entre ellos Raúl Grijalva, Ilhan Omar y Rashida Tlaib, expresaron su “profunda preocupación” por las sanciones impuestas contra el país persa por la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, y denunciaron que éstas “están causando una escasez de medicina” en concreto para los pacientes que sufren de algún tipo de cáncer o enfermedades crónicas y raras.

A juicio de los signatarios del documento, las sanciones constituyen “una guerra” que castiga colectivamente a la nación y afectan a los civiles ordinarios y los más vulnerables.

LEER MÁS: Las sanciones a Irán son, en realidad, la guerra

LEER MÁS: Irán: No nos den promesas vacías ante las sanciones que matan

Estados Unidos dice que ha excluido la ayuda humanitaria, entre ellos el envío de medicamentos a Irán, sin embargo, hay informes que corroboran lo contrario, dado que EE.UU. ha cerrado todas las vías comerciales al sancionar el Banco Central iraní y amenazar con sanciones a los bancos y las empresas extranjeras si realizan transacciones financieras con el país persa, se lamenta en la misiva.

Las sanciones, de acuerdo con los demócratas, podrían tener “un serio impacto perjudicial a la salud y la vida de los individuos en el territorio de Irán. (…) La estrategia de la guerra económica contra Irán está causando excesivo sufrimiento a las comunidades más vulnerables, (…) incluidas decenas de miles de pacientes con hemofilia, HIV/Sida, epilepsia, o cáncer en Irán, cuyo medicamento se suministra básicamente a través de importaciones”.

 

La campaña antiraní de sanciones de EE.UU. además “contradice directamente” con las afirmaciones que aseguran de apoyar los derechos humanos de la nación iraní. Washington, conforme con los firmantes debe facilitar el acceso de los civiles a la medicina y los dispositivos médicos.

LEER MÁS: Zarif: Suecia debería vender a Irán medicina para enfermos de EB

LEER MÁS: Irán denuncia impacto de sanciones de EEUU en enfermos con cáncer

Trump anunció en mayo de 2018, la retirada de su país del pacto nuclear alcanzado por Irán y el Grupo 5+1, entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania, y renovó todas las sanciones levantadas en virtud del aludido convenio e impuso varias otras rondas de restricciones brutales que afectaron directamente a los civiles.

Los firmantes europeos, al parecer, han abogado por mantener vigente el pacto, de nombre oficial el Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), y prometieron trabajar para crear vías alternativas para que Irán se mantenga comprometido con el pacto. Sin embargo, las soluciones y los apoyos se limitaron en palabras y papeles.

La organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW), a su vez, ha criticado en vano, a EE.UU. por restringir severamente el derecho de acceso de los iraníes a la salud al imponer sanciones contra Irán y ha llamado a Washington a notificar de inmediato a los bancos y empresas de todo el mundo que no enfrentarán ningún problema legal o financiero al exportar medicamentos y otros materiales básicos a Irán.

ask/krd/msm/rba