• El presidente Donald Trump (dcha.) junto a militares de EE.UU. en la base Dover, en el estado afgano de Delaware, 21 de noviembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 15 de diciembre de 2019 3:34

El presidente Trump estudia el retiro de 4000 soldados estadounidenses desplegados en Afganistán, dejando entre 8000 y 9000 uniformados en el país asiático.

De acuerdo con la cadena de televisión estadounidense NBC, citando el sábado a varios funcionarios, bajo la condición de anonimato, el presidente estadounidense anunciará el retorno a casa de sus tropas la próxima semana.

Las autoridades estadounidenses no han confirmado este anuncio, solo han señalado que no han recibido órdenes de reducir el número de soldados que sirven en Afganistán.

La decisión del mandatario republicano se conoce un día después de la suspensión de una ronda de diálogos entre EE.UU. y el grupo armado Talibán, que tuvo lugar en Doha, capital de Catar, luego de que Trump relanzara estas conversaciones a finales de noviembre.

LEER MÁS: Trump reanuda diálogos con Talibán en visita sorpresa a Afganistán

Las dos partes estuvieron a punto de firmar un acuerdo en septiembre que hubiera allanado el camino hacia la retirada de los miles de soldados norteamericanos que están en Afganistán a cambio de garantías de seguridad.

LEER MÁS: Trump suspende negociación de paz y reunión con Talibán

 

Trump sigue presionando para replegar sus fuerzas de Afganistán; sin embargo, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha dicho que EE.UU. no se retirará de Afganistán sin un acuerdo con Talibán.

No obstante, el secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, dijo la semana pasada que la reducción de las tropas estadounidenses se realizará incluso si los talibanes no negocian un acuerdo.

Antes de llegar a la Casa Blanca en 2016, Trump había prometido una retirada total de las tropas estadounidenses de Afganistán, donde EE.UU. tiene una presencia desde el 2001.

LEER MÁS: Vídeo: ¿Por qué Estados Unidos no se retira de Afganistán?

Bajo el pretexto de la “lucha contra el terrorismo” y, en particular, acabar con el grupo Talibán, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), encabezada por EE.UU., invadió Afganistán. Sin embargo, transcurridos 18 años, Washington se ha visto obligado a sentarse a negociar con los talibanes, mientras que su denominado combate antiterrorista no ha terminado en nada más que el aumento de la inseguridad y la expansión de grupos extremistas, como EIIL (Daesh, en árabe), en el país asiático.

tqi/ncl/rba

Comentarios