• El ministro de Economía y Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, 7 de mayo de 2019, París. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 22 de mayo de 2019 10:43
Actualizada: viernes, 24 de mayo de 2019 4:42

Europa está bajo presión de EE.UU. para poner fin al mecanismo de intercambio comercial con Irán, declaró el martes el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire.

“Sí, existe presión por EE.UU. y es muy fuerte, una presión muy fuerte y directa sobre este tema. EE.UU. pone presión a los funcionarios políticos, las administraciones y todas las autoridades que están implicados en este asunto”, reconoció el alto funcionario.

El Reino Unido, Francia y Alemania como firmantes del acuerdo nuclear para mitigar las consecuencias de las sanciones de EE.UU. y continuar comerciando con Irán crearon mecanismo de Instex (acrónimo en inglés de Instrumento de Apoyo a Intercambios Comerciales), que les permite hacerlo de manera legal.

Instex solo puede ser utilizado para vender comida, medicamentos y productos de carácter humanitario no sancionados por Estados Unidos y fue criticado por las autoridades de Irán por su falta de operatividad. Razón por la que Irán anunció que suspendería algunas de sus obligaciones en el marco del acuerdo nuclear y multiplicó por cuatro su producción de uranio enriquecido al 3,67 %. También dio un ultimátum de 60 días a los países europeos para que cumplan con sus compromisos.

Ante esta coyuntura, Le Maire agregó que en su opinión, Europa nunca aceptará el ultimátum de 60 días de Irán.

El ministro de Finanzas de Francia añadió que las amenazas y presiones del mandatario estadounidense, Donald Trump, hacen difícil el proceso de negociar y llegar a un acuerdo.

Sí, existe presión por EE.UU. y es muy fuerte, un presión muy fuerte y directo sobre tema del canal de comercio con Irán”, declara el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire.


“El mecanismo Instex todavía no ha funcionado debido a la reanudación de sanciones impuestas contra Irán por Estados Unidos y sus amenazas”, aseveró Le Maire.

El embajador norteamericano ante la Unión Europea (UE), Gordon Sondland, había advertido que EE.UU. encontrará y sancionará a las empresas que trabajan con Irán y las prohibirá de hacer negocio con EE.UU., lo que significa que el mecanismo de financiamiento europeo se quedará allí sentado y será poco utilizado.

De igual modo, Le Maire había advertido a Trump por los embargos impuestos y opinaba que tendrán efectos a largo plazo.

En el año, desde que el Gobierno de Trump se retiró unilateralmente del pacto, Irán ha continuado respetándolo, a pesar de todo. Y la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), la agencia global que supervisa la actividad nuclear, repetidamente le ha dado el visto bueno a Teherán. Irán siempre ha cumplido con sus compromisos.

Francia no es el único país que se opone a las decisiones Trump, también el jefe de la Diplomacia alemana, Heiko Maas, advirtió que la campaña de la Casa Blanca de presión máxima contra Irán no funcionará y no garantizará los intereses de Estados Unidos.

mrz/ktg/rba

Comentarios