• La senadora demócrata de EE.UU. Kirsten Gillibrand habla en un acto de campaña en Cedar Rapids, en el estado de Iowa, 18 de febrero de 2019. (Foto: AFP).
Publicada: martes, 19 de marzo de 2019 8:18

La senadora demócrata y candidata presidencial de EE.UU. Kirsten Gillibrand dice que Donald Trump aviva con su política la llama del odio y el racismo.

“Con su política, Trump aviva la llama del odio y el racismo”, aseguró en la noche de lunes la senadora del estado de Nueva York en un mitin retransmitido por la cadena local MSNBC.

Si su partido asume su candidatura en 2020 y gana la Presidencia, afirmó Gillibrand, no dudará en plantar cara a la ideología de la supremacía blanca, que en los últimos años se ha reforzado en Estados Unidos.

A juicio de la candidata, esa ideología racista tiene un valedor inconsciente en la persona del actual presidente, que al impulsar medidas polémicas como la prohibición de entrada en el país impuesta a musulmanes o el muro fronterizo con México —ambas justificadas por motivos de seguridad— hace que extremistas xenófobos vean respaldadas sus ideas racistas y antinmigrantes.

“Donald Trump no ha creado el odio, la hostilidad, el racismo y el antisemitismo, pero sí ha echado aceite a un fuego cuyas llamas se están extendiendo más de lo que yo haya podido ver en toda mi vida”, dijo la legisladora.

Con su política, (el presidente estadounidense Donald) Trump aviva la llama del odio y el racismo”, dice la senadora demócrata por el estado de Nueva York y candidata presidencial Kirsten Gillibrand.

 

Gillibrand añadió que lo que la ha movido a presentar su candidatura es combatir políticamente el legado del actual inquilino de la Casa Blanca, ya que a su juicio gran parte de su política dista mucho de los verdaderos valores de EE.UU.

Aprovechando su aparición televisiva, la senadora lanzó una de sus promesas preelectorales señalando que si llega a presidir EE.UU. levantará el veto migratorio impuesto a una serie de países musulmanes.

El mitin de Gillibrand ha coincidido con la conmoción mundial creada por los atentados terroristas islamofóbicos cometidos en la ciudad de Christchurch, en la Isla Sur de Nueva Zelanda, que acabaron con la vida de al menos 50 personas y cuyo autor, Brenton Tarrant, se describe a sí mismo en un manifiesto de 74 páginas como un “xenófobo” y “fascista” que admira a Trump.

Este ha mantenido, por otra parte, cierta pasividad ante los atentados, descritos como “terroristas” por las autoridades neozelandesas y condenados en todo el mundo. En los últimos años, los ataques islamofóbicos de extrema derecha han ido en aumento en diferentes países occidentales, como Estados Unidos, Francia, España y Alemania.

krd/mla/fmk/mkh

Comentarios