• El papa Francisco ofrece su audiencia general semanal en el salón Pablo VI del Vaticano, 8 de agosto de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 16 de agosto de 2018 23:06

La Santa Sede ha tildado este jueves de “criminales” y “moralmente reprobables” los abusos cometidos por “curas depredadores” a menores en EE.UU.

El Vaticano manifiesta a través de un comunicado que siente “vergüenza y dolor” por los abusos de sacerdotes a menores descritos en un informe de la Corte Suprema de Pensilvania, EE.UU., y considera que tanto los pederastas como quienes permitieron las agresiones sexuales deberían asumir responsabilidades.

“La Iglesia debe aprender duras lecciones de su pasado y debería haber asunción de responsabilidad tanto por parte de los abusadores como por parte de los que permitieron que se produjera”, apostilla la nota.

En el comunicado se condena “inequívocamente” el abuso a menores. “Las víctimas deben saber que el Papa está de su parte; aquellos que han sufrido son su prioridad y la Iglesia quiere escucharlos para erradicar este trágico horror que destruye la vida de los inocentes”, indica.

El director de la oficina de prensa del Vaticano, Greg Burke, ha señalado que la mayor parte del informe hecho público esta semana sobre los casos de pederastia en Pensilvania se refiere a abusos cometidos antes de los primeros años 2000 y que no se han encontrado “apenas casos después de 2002”.

Este hecho, según sostiene, demuestra “cómo las reformas hechas por la Iglesia Católica en EE.UU. han reducido drásticamente la incidencia de los abusos cometidos por el clero”.

La Iglesia debe aprender duras lecciones de su pasado y debería haber asunción de responsabilidad tanto por parte de los abusadores como por parte de los que permitieron que se produjera”, declara el Vaticano en alusión a los abusos cometidos por “curas depredadores” a menores en EE.UU.

 

La Corte Suprema de Pensilvania destapó esta semana los abusos sexuales perpetrados por más de 300 “curas depredadores” y su encubrimiento por parte de la Iglesia católica de ese estado, donde al menos 1000 niños fueron víctimas de sacerdotes pederastas.

El Vaticano ha dicho tomar “muy en serio” el informe y empuja a estar en constante reforma y vigilancia en todos los niveles de la Iglesia católica para garantizar la protección de los menores y de los adultos vulnerables.

Una y otra vez, la Iglesia católica se ve conmocionada por acusaciones de abusos. En julio, el cardenal y arzobispo emérito de Washington, Theodore McCarrick, fue destituido de su cargo por acusaciones de vejación sexual contra un adolescente.

En América Latina, el caso más escandaloso fue el del exsacerdote chileno Fernando Karadima, de 81 años, sancionado en 2011 por el Vaticano a un retiro de por vida de sus funciones por los abusos cometidos entre 1980 y 1995.

lvs/ctl/fdd/rba