• El presidente de EE.UU., Barack Obama, en un discurso mantenido en Washington, capital estadounidense. 21 de abril de 2015
Publicada: miércoles, 22 de abril de 2015 2:04

El presidente de EE.UU., Barack Obama, denunció el martes a Irán por su presunta ayuda a miembros del movimiento popular yemení Ansarolá y alegó que barcos iraníes podrían estar involucrados en el suministro de armas al movimiento.

“En este momento sus naves están en aguas internacionales”, denunció Obama en una entrevista con la cadena estadounidense MSNBC

A su juicio, la intervención de Irán complicaría los esfuerzos para hallar una solución a la crisis de Yemen. Añade que no se deben escatimar esfuerzos para conseguir la reconciliación y un acuerdo político en Yemen.

Contrariamente a lo afirmado por Obama, los altos funcionarios de la República Islámica de Irán consideran que las alegaciones de las autoridades norteamericanas sobre presuntas intervenciones del país persa en Yemen son, en realidad, un reflejo de su propia culpa.

Los iraníes también denuncian el doble rasero de Washington, pues mientras destaca la importancia del diálogo político en Yemen interviene en los asuntos de ese país del Oriente Medio y apoya firmemente las agresiones aéreas de Riad contra el pueblo indefenso yemení.

“La crisis no se resuelve por una guerra de poder en Yemen. Hemos indicado a los iraníes que ellos deben ser parte de la solución (…)”, hizo hincapié el mandatario norteamericano.

EE.UU. y sus aliados occidentales y regionales, en particular Arabia Saudí, acusan a Ansarolá de un intento de golpe de Estado, mientras la mayoría de las facciones políticas acordó el 6 de febrero la formación de un Consejo Presidencial para dirigir el país de forma transitoria en los próximos años y llenar el vacío de poder.    

Aviones de combate de Arabia Saudí.

 

El pasado 26 de marzo, Arabia Saudí, con la luz verde de Washington, inició una campaña aérea contra Yemen, que según los datos del movimiento popular yemení Ansarolá, ha causado 2 640 muertos, entre ellos, un gran número de mujeres y niños.

Los sangrientos ataques saudíes están directamente vinculados a las políticas intervencionistas de EE.UU. El lunes, el portaviones estadounidense USS Theodore Roosevelt, escoltado por el crucero con misiles teledirigidos USS Normandy, se dirigió al golfo de Adén, cerca de Yemen, para proveer de asistencia logística y de inteligencia al régimen saudí en su aventura militar en Yemen.

alg/nii/

Comentarios