• Bandar bin Sultan, embajador de Arabia Saudí en Estados Unidos entre 1983 y 2005, y presidente de la Inteligencia General saudí de 2012 a 2014.
Publicada: domingo, 17 de julio de 2016 9:31

El informe sobre los atentados de 2001 hace oficial en EE.UU. la entrega de dinero por el entorno del príncipe saudí Bandar bin Sultan a un sospechoso de terrorismo.

“Basnan tiene otros vínculos con el Gobierno saudí. La esposa de Basnan recibía un estipendio mensual de la princesa Haifa. En un registro reciente de la residencia de Basnan, el FBI halló copias de 31 cheques de caja por un total de 74.000 dólares en el período del 22 de febrero de 1999 al 30 de mayo de 2002”, se establece en la página 14 de las 28 que el viernes fueron desclasificadas —aunque con abundantes tachados de censura—, del primer informe del Congreso estadounidense sobre los atentados.

Es la primera vez que esa cifra aparece reflejada en un documento oficial, subraya el análisis del diario británico The Guardian, aunque en los últimos meses era ya manejada por distintos medios de comunicación, incluida HispanTV.

Osama Basnan, un saudí afincado en California (este de EE.UU.), alega haber pedido ese dinero desde 1998, para un tratamiento médico (del que no hay constancia) para su mujer, a la princesa y esposa del embajador saudí en Washington entre 1983 y 2005, Bandar bin Sultan, conocido también por su importante papel en espionaje, tráficos de armas y operaciones de desestabilización de Riad.

Basnan tiene otros vínculos con el Gobierno saudí. La esposa de Basnan recibía un estipendio mensual de la princesa Haifa. En un registro reciente de la residencia de Basnan, el FBI halló copias de 31 cheques de caja por un total de 74.000 dólares en el período del 22 de febrero de 1999 al 30 de mayo de 2002”, establecen las 28 páginas publicadas el viernes del primer informe del Congreso de Estados Unidos sobre los atentados del 11-S.

Bandar bin Sultan, embajador de Arabia Saudí en Estados Unidos entre 1983 y 2005, y presidente de la Inteligencia General saudí de 2012 a 2014, junto al secretario de Defensa de EE.UU. Donald Rumsfeld (1975-1977 y 2001-2006), en su etapa de embajador.

 

Sin embargo, todo apunta a un papel de Basnan en la canalización de fondos para financiar a los acusados de secuestrar los aviones usados el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington: rumores en la comunidad musulmana local, informes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, en inglés), trato cotidiano con los sospechosos, su simpatía por el extremista takfirí Osama bin Laden, e incluso sus propias declaraciones a fuentes del Buró Federal de Investigaciones estadounidense (FBI).

“El rastro de las pruebas puede haberse enfriado un poco, pero es hora de que hagamos una revisión completa de nuestra relación con los saudíes”, ha declarado en reacción a la publicación de las 28 páginas el miembro de la comisión parlamentaria de investigación sobre los atentados John Lehman, secretario de la Armada entre 1981 y 1987.

mla/ctl/msf

Comentarios