• Pese a sanciones, Irán aumenta rápidamente la venta de crudo
Publicada: sábado, 3 de abril de 2021 15:24
Actualizada: sábado, 3 de abril de 2021 15:49

Pese a las sanciones, Irán ha logrado aumentar sus exportaciones de petróleo en los últimos meses para convertirse en el mayor productor de la OPEP en marzo.

Irán ha aumentado a ritmo acelerado la venta de crudo en los últimos tiempos, a pesar de que su sector energético es blanco de duras e ilegales sanciones impuestas por Estados Unidos.

Según un sondeo publicado el miércoles por la agencia británica de noticias Reuters, la República Islámica lideró en marzo a los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en el aumento de la producción de petróleo.

Los 13 miembros de la OPEP bombearon en total 25,07 millones de barriles por día (bpd) en marzo, según la encuesta, un aumento de 180 000 bpd respecto a febrero. La producción ha aumentado todos los meses desde junio de 2020, con la excepción de febrero.

La encuesta sitúa el suministro iraní en el mes pasado en 2,3 millones de barriles diarios, 210 000 barriles más que en febrero y el mayor aumento de la OPEP.

 

Según las evaluaciones, el país persa, cuarto mayor poseedor de reservas de petróleo en el mundo, ha logrado aumentar las exportaciones desde el cuarto trimestre.

El aumento de las exportaciones es otro indicador del fracaso de la llamada campaña de “presión máxima”, con la que la anterior Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, pretendía “reducir a cero” la venta de petróleo iraní y obligar a Teherán a renegociar el acuerdo nuclear de 2015, del que Washington salió en mayo de 2018.

El actual inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, ha dicho estar dispuesto a regresar al pacto, sin embargo, aún no ha dado paso alguno para levantar las sanciones unilaterales de su predecesor, lo cual es una demanda legítima de Teherán.

Irán, por su parte, con la ayuda de aliados como China, el principal comprador del oro negro iraní, ha logrado eludir las sanciones estadounidenses. Solo en marzo cerca de 1 millón de barriles por día llegaron al gigante asiático.

El pasado 27 de marzo, Teherán y Pekín firmaron un acuerdo de cooperación estratégica que implica que este último invertirá alrededor de 400 mil millones de dólares en los sectores de energía e infraestructura de Irán durante un período de 25 años. A cambio, Teherán garantizará un suministro estable de productos energéticos importantes para su potente industria.

Muchos analistas consideran que el pacto es un gran desafío para EE.UU. y opinan que la alianza entre Teherán y Pekín frustrará los planes estadounidenses para aislar a Teherán.

ftm/ybm/fmk/hnb