• Una plataforma de producción de petróleo de Irán en el Golfo Pérsico. (Foto: Reuters)
Publicada: martes, 26 de enero de 2021 11:27

Con ya fracasada la llamada “máxima presión” del expresidente de EE.UU. Donald Trump, las exportaciones de petróleo de Irán han ido en aumento.

Las empresas Petro-Logistics SA, Kpler y SVB International LLC, que monitorean la producción petrolera de Irán, han observado una subida en la exportación del petróleo de la República Islámica, se lee en un informe publicado el lunes por el portal estadounidense Bloomberg.

Según Petro-Logistics, las exportaciones iraníes en diciembre pasado fueron las más altas desde marzo de 2020, y se prevé que superen los 600 000 barriles por día este mes en curso por primera vez desde abril de 2019.

Por su parte, Sara Vajshuri, la fundadora y presidenta de SVB International LLC, ha achacado ese aumento al cambio de Gobierno en Estados Unidos.

“El aumento de la producción y las exportaciones [de Irán] es [resultado de] una anticipación del enfoque más suave de Biden hacia Irán”, dijo.

No obstante, las autoridades iraníes, en reiteradas ocasiones, han asegurado que a Teherán le es indiferente quién sea el presidente de EE.UU., que no confía en el nuevo inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, y que ya sabe bien cómo superar las presiones de Washington.

 

De hecho, el ya exmandatario de EE.UU. Donald Trump, aunque se esforzó al máximo, no pudo “reducir a cero” la venta de crudo iraní. La República Islámica destaca el fracaso de la política de “máxima presión” de Trump y asegura que ha ganado autosuficiencia y seguirá contrarrestando las sanciones de EE.UU. en función de sus capacidades internas.

Mientras medios no dejan de abordar la posibilidad del regreso de Biden al acuerdo nuclear —del que retiró Trump a EE.UU. en mayo de 2018 antes de empezar su campaña de presiones contra la nación persa—, Irán enfatiza que no tiene ninguna prisa para emitir juicios precipitados sobre Biden y el regreso de Washington al PIAC.

La República Islámica ha resaltado que nunca se rendirá ante las presiones de EE.UU. y que buscará medidas para evitar la paralización de su industria energética y petrolera.

Las autoridades persas aseguran, además, que Teherán ha convertido la “máxima presión” de Washington en oportunidades. De hecho, ha impulsado su comercio no petrolero, además de reducir su dependencia de estos ingresos.

tqi/ktg/fmk