• Sede del Banco Mundial en Washington.
Publicada: miércoles, 10 de junio de 2020 0:46
Actualizada: miércoles, 10 de junio de 2020 2:10

El Banco Mundial (BM) prevé que la pandemia del coronavirus dejará “gigantes desafíos globales” y hundirá a millones de personas en la pobreza extrema.

En su reciente reporte, publicado el lunes, el organismo informó que la pandemia de coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, ha provocado un golpe “rápido y masivo” que ha hundido la economía mundial en la crisis más extendida desde 1870. Advierte que se espera una contracción del 5,2 % del Producto Interno Bruto (PIB) global en 2020 y una caída del 7,2 % en América Latina.

“Estas son unas perspectivas profundamente aleccionadoras, con una crisis que probablemente dejará cicatrices duraderas y planteará gigantes desafíos globales”, dijo Ceyla Pazarbasioglu, vicepresidenta de Crecimiento Equitativo del Banco Mundial, en una conferencia telefónica, advirtiendo que entre 70 y 100 millones de personas caerán en la pobreza extrema.

El reporte agrega que la contracción de la economía mundial llevará a la peor recesión en 80 años y pronostica que la economía de Estados Unidos, el país más afectado por la COVID-19, se contraerá un 6,1% este año, mientras que la producción de la zona euro se reducirá alrededor del 9,1%, Japón retrocederá un 6,1%, pero China, donde surgió el coronavirus, registrará un crecimiento de 1 %.

 

El BM estimó que este golpe va a ser más fuerte donde la pandemia ha sido más severa y en los lugares que dependen más fuertemente del comercio global, el turismo, las exportaciones y el financiamiento exterior.

En Brasil, el país más golpeado por el virus tras EE.UU., con más de 38 000 muertos, el Banco Mundial espera una contracción de 8 % del PIB, mientras que para Argentina la entidad proyecta una retracción del PIB de 7,3 % y de 7,5 % para México.

“El daño económico de la pandemia puede ser duradero, ya que va a tomar un tiempo considerable reparar los daños en el mercado laboral, la cadena de valor, las hojas de balance (de las empresas) y restaurar la confianza del consumidor”, concluyó Pazarbasioglu.

shz/nii/