• El presidente de Irán, Hasan Rohani (dcha.), se reúne con su par iraquí, Barham Salih, en Teherán, 17 de noviembre de 2018. (Foto: IRNA)
Publicada: domingo, 18 de noviembre de 2018 18:36

Irán e Irak están discutiendo un plan para continuar el comercio usando la moneda nacional iraquí, el dinar, en lugar del dólar estadounidense.

“Teniendo en cuenta los problemas que han surgido en las transacciones bancarias en dólares, una propuesta conjunta entre Irán e Irak es utilizar el dinar iraquí en el comercio o incluso el mecanismo de trueque”, han informado este domingo medios de comunicación iraquíes, citando al embajador de Irán en Bagdad, capital iraquí, Iray Masyedi.

El presidente de Irak, Barham Salih, acaba de concluir una visita oficial de dos días a Teherán, la capital iraní, en la que expresó la disposición de su país a potenciar la cooperación económica con la República Islámica pese a las sanciones estadounidenses.

“Bagdad concede gran importancia a la ampliación de sus relaciones con Teherán, pues estos lazos se enraízan en la historia de los dos países”, dijo Salih durante una rueda de prensa conjunta efectuada el sábado junto a su homólogo persa, Hasan Rohani.

Teniendo en cuenta los problemas que han surgido en las transacciones bancarias en dólares, una propuesta conjunta entre Irán e Irak es utilizar el dinar iraquí en el comercio o incluso el mecanismo de trueque”, ha dicho el embajador de Irán en Bagdad, Iray Masyedi.

 

El embajador iraní ha explicado que Teherán y Bagdad están decididos a incrementar el valor del comercio bilateral y elevarlo hasta 20 000 millones de dólares anuales. Cabe recordar que actualmente las relaciones económicas entre los dos países se sitúan en unos 12 000 millones de dólares al año.

Masyedi ha alabado la voluntad del Gobierno iraquí para impulsar el comercio con Irán a pesar de que el país árabe ha sido objeto de las presiones de EE.UU. por sus relaciones con Teherán.

“Los iraquíes necesitan el gas natural, la electricidad, los alimentos y los materiales industriales de Irán”, ha enfatizado Masyedi, subrayando que un eventual cese de las exportaciones iraníes a Irak generará problemas “no solo para Irán, sino también para los iraquíes”.

El pasado 5 de noviembre, EE.UU. reimpuso un segundo paquete de sanciones a Teherán, las mismas que habían sido levantadas en virtud del acuerdo sobre el programa de energía nuclear de Irán; el objetivo norteamericano es aislar a los sectores crediticios y del trasporte del país persa, y recortar a cero sus exportaciones petroleras.

Irak, no obstante, ha dicho que no acatará los embargos estadounidenses. El pasado 7 de noviembre, el primer ministro iraquí, Adel Abdul-Mahdi, aseguró que su país no participará en el régimen de sanciones contra Irán.

ftm/anz/hnb/rba