• El buque cisterna confiscado que transportaba un enorme cargamento de combustible de contrabando en el Golfo Pérsico. (Foto: IRNA)
Publicada: lunes, 31 de octubre de 2022 8:49
Actualizada: lunes, 31 de octubre de 2022 9:48

El Cuerpo de Guardianes de Irán ha incautado un buque cisterna de bandera extranjera con 11 millones de litros de combustible de contrabando en el Golfo Pérsico.

Las fuerzas de la Primera Zona Naval del Cuerpo de de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán incautaron un barco extranjero que transportaba 11 millones de litros de diésel de contrabando en las aguas del Golfo Pérsico”, ha anunciado este lunes la máxima autoridad judicial de la provincia meridional de Hormozgan, Moytaba Qahremani.

Ha anunciado además la detención de todos los tripulantes de la embarcación mientras se llevan a cabo las investigaciones al respecto, sin precisar su nacionalidad o su número exacto. Tampoco ha ofrecido detalles sobre la fecha de la incautación o de la nacionalidad del buque tanque.

Qahremani ha dicho que el valor del combustible de contrabando confiscado es de más de 6,5 millones de dólares y detallado que los contrabandistas además de ser castigados con penas de prisión, serán condenados a pagar indemnizaciones hasta 10 veces del valor del cargamento confiscado. “El buque incautado también será transferido a favor del Estado”, ha agregado.

 

Asimismo, ha detallado que las autoridades judiciales tomarán acciones legales contra empresas energéticas implicadas en el contrabando y los barcos que ayudaron a abastecer el buque cisterna extranjero.

Ha asegurado que el Poder Judicial de Irán monitorea de cerca la actividad de “los contrabandistas de combustible que colaboran con extranjeros para saquear los recursos nacionales del país” y asegura que todos serán castigados severamente.

El Cuerpo de Guardianes y la Armada de Irán han reforzado la lucha contra ese ilegal negocio lucrativo que se aprovecha de los subsidios gubernamentales al precio de combustible en el país persa. En los últimos meses, se han confiscado varias embarcaciones, tanto iraníes como extranjeras, por dedicarse al trasiego ilegal de carburantes y su traslado a los países vecinos.

Irán ha prometido una y otras veces que el Golfo Pérsico nunca será un lugar seguro para los contrabandistas.

ftm/mkh