• Un misil lanzado durante las maniobras ‘Defensores del Cielo de Velayat 98’ en el centro de Irán, noviembre de 2019. (Foto: Defa Press)
Publicada: jueves, 2 de abril de 2020 13:53

Un mando militar iraní reitera que su país no quiere una guerra con EE.UU. en la región, pero responderá de manera contundente a cualquier agresión en su contra.

Si los estadounidenses llevan una mala intención o hacen un mínimo movimiento contra la seguridad de nuestro país, se enfrentarán con reacciones más severas”, así ha advertido este jueves el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohamad Hosein Baqeri.

Su advertencia tiene lugar un día después de que el presidente de EE.UU., Donald Trump, acusara a Irán y sus aliados de estar planeando un “ataque furtivo” contra las fuerzas estadounidenses en Irak y amenazara al país persa con pagar un “precio muy alto” si esto ocurre.

El alto mando castrense, no obstante, ha considerado las declaraciones infundadas del mandatario estadounidense como parte de una campaña mediática y psicológica lanzada por Washington para presionar al pueblo y a los movimientos iraquíes.

El general Baqeri, además, se ha referido a los recientes movimientos sospechosos del Ejército de EE.UU. en Irak y la región del Golfo Pérsico, justo cuando los gobernantes de la Casa Blanca intentan mostrar su “intención” para lanzar una guerra contra las fuerzas populares iraquíes.  

Algunos medios estadounidenses han informado en los recientes días que Washington está urdiendo un plan de ataque contra las posiciones de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), integradas oficialmente en las Fuerzas Armadas de Irak.

 

El alto mando militar iraní ha indicado que su país está “monitoreando de cerca las actividades y movimientos de los estadounidenses” en la región, pero no está involucrada en estos asuntos y “no tiene planeado atacar a las fuerzas extranjeras” en el suelo iraquí.

El general Baqeri, sin embargo, ha resaltado que los últimos ataques en contra de las bases militares estadounidenses en Irak son una “reacción normal por parte del pueblo iraquí y las fuerzas iraquíes” ante las “medidas satánicas” de Washington y el brutal asesinato de los líderes del eje de Resistencia.

El pasado 3 de enero, EE.UU. asesinó al comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el teniente general Qasem Soleimani, y al subcomandante de las Al-Hashad Al-Shabi, Abu Mahdi al-Muhandis, y sus compañeros durante una operación militar cerca del aeropuerto de Bagdad, capital iraquí.

La muerte del teniente general Soleimani ha generado un consenso contra Washington, tanto en Irán como varios países de la región. Los movimientos iraquíes consideraron ese ataque de EE.UU. como una “violación de la soberanía” de su país, por lo que pidieron la salida inmediata de las tropas estadounidenses de Irak y llamaron a sus combatientes a “estar preparados” para una próxima batalla contra EE.UU.

Irán, por su parte, ha avisado en reiteradas ocasiones a EE.UU. de que recibirá una “respuesta aplastante” si lleva a cabo otra provocación tras el asesinato del general Soleimani en Irak.

myd/lvs/rba