• El canciller cubano, Bruno Rodríguez, durante una conferencia de prensa en La Habana, 22 de octubre de 2020.
Publicada: sábado, 8 de mayo de 2021 14:50

Cuba denuncia que el bloqueo de EE.UU. en su contra obstaculiza la producción de vacunas contra la COVID-19 en medio de un proyecto conjunto con Irán.

“El bloqueo de EE.UU. contra Cuba obstaculiza el desarrollo y la producción de nuestras vacunas contra la COVID-19”, lamentó el viernes Bruno Rodríguez en su cuenta en Twitter.

El ministro de Exteriores cubano, también, denunció “la persecución comercial y financiera” del Gobierno de Estados Unidos contra empresas cubanas, contrapartes y terceros.

Rodríguez manifestó que esta situación “dilata la adquisición de insumos necesarios para enfrentar la pandemia” del coronavirus, causante de la COVID-19.

El Grupo Empresarial de Industrias Biotecnológicas y Farmacéuticas de Cuba (BioCubaFarma), que mantiene una colaboración histórica con el Instituto Pasteur de Irán, incluida la producción conjunta de la vacuna anti-COVID ‘Soberana 02’, también condenó recientemente los efectos de la política de Washington hacia La Habana, que impide la compra de recursos para el sistema nacional de salud.

 

El grupo mencionó, entre otros obstáculos, el aumento en el costo de los materiales esenciales para el desarrollo de la vacuna. “Los proveedores habituales se negaron a suministrarlos por temor al impacto de la política de bloqueo brutal en sus empresas”, expresó.

Además, el ministro de Comercio Exterior e Inversiones de Cuba, Rodrigo Malmierca, reiteró el viernes su rechazo al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra la nación caribeña que se ha extendido incluso en tiempos de esta pandemia mundial.

Irán y Cuba, dos aliados bajo el yugo de las sanciones unilaterales de Estados Unidos, llegaron a un acuerdo a principios de enero para cooperar en el proyecto de vacuna contra el coronavirus Soberana 02, con el uso de una tecnología que será transferida a Teherán por la isla.

Las sanciones de Estados Unidos han obstaculizado el acceso de ambos países a equipos médicos y medicamentos, además de complicar el proceso de importación de vacunas del exterior. Ello ha llevado a estos dos Estados a confiar en el conocimiento de sus propios científicos al desarrollar vacunas de fabricación nacional.

Cuba está trabajando en cinco vacunas candidatas para la COVID-19, dos de las cuales, Soberana 02 y Abdala, se encuentran en la fase 3 y final de los ensayos clínicos. De demostrarse la efectividad de las vacunas, Cuba tendrá las primeras vacunas concebidas y producidas en la región de América Latina.

Asimismo, en la actualidad, COVIRAN Barekat, Razi COV-Pars y Fajra son las vacunas iraníes que se encuentran en la fase de ensayos clínicos, además de la Soberana 02, producida en conjunto con Cuba. Asimismo, existen otras vacunas iraníes que todavía se hallan en las primeras etapas de desarrollo.

BioCubaFarma informó este sábado en su cuenta en Twitter de los “resultados muy alentadores de Soberna 02 en la Fase I y II”, lo que permite a la isla avanzar en la inmunización contra la COVID-19. Según la información, la respuesta inmune de esta vacuna llega a incrementarse al 96 % con la tercera dosis de Soberana Plus, que es el quinto candidato vacunal de Cuba.

tmv/ybm/tqi/hnb