• Kim Yo Jong, hermana del líder norcoreano, Kim Jong-un.
Publicada: sábado, 13 de junio de 2020 22:17
Actualizada: sábado, 13 de junio de 2020 23:51

La hermana del líder norcoreano advierte de que “ya es hora de romper con las autoridades” de Corea del Sur y amenaza con iniciar una “acción contra el enemigo”.

Corea del Sur ha suscitado la ira de las autoridades norcoreanas que acusan a Seúl de permitir que los desertores lancen panfletos desde el sur hacia su territorio, en los que critican al líder norcoreano, Kim Jong-un.

En respuesta, Pyongyang tomará “acciones” contra Corea del Sur, para ello tiene plena confianza en su ejército, ha advertido este sábado Kim Yo Jong, hermana del líder norcoreano, según cita la Agencia Telegráfica Central de Corea del Norte (KCNA, por sus siglas en inglés).

Siento que ya es hora de romper con las autoridades surcoreanas”, ha avisado la influyente política, quien es subdirectora primera del Comité Central del Partido de los Trabajadores de Corea y una figura en ascenso dentro del sistema gubernamental del país asiático.

 

La también responsable del Departamento de Frente Unido, encargado de gestionar las relaciones con Corea del Sur y de gestionar los sistemas de información y propaganda a las órdenes de su hermano, ha asegurado que es mejor tomar “medidas de represalia en lugar de comunicados de condena que pudieran ser malinterpretados o ignorados”.

Al ejercer el poder que se me otorga a través del líder supremo, del Partido y de nuestro Estado, ordeno (…) a la entidad encargada de los asuntos con el enemigo de adoptar la decisiva próxima acción”, ha indicado Kim Yo Jong tras subrayar que “la basura va a la papelera”.

Kim Yo Jong ha hecho estas declaraciones, una semana después de que amenazara con cortar toda comunicación con Corea del Sur en represalia por la propaganda lanzada por los desertores y activistas norcoreanos desde el otro lado de la frontera.

Horas antes, el jefe del Departamento del Frente Unido norcoreano, Kim Yong-chol, también ha criticado enérgicamente la mala gestión de las autoridades surcoreanas ante el envío de volantes anti-Pyongyang por parte de los desertores norcoreanos en la frontera común.

El reciente incidente ha hecho pedazos la confianza en las autoridades de Corea del Sur de la que hemos hecho tanto esfuerzo para construir. (…) A partir de ahora, el tiempo será, de hecho, lamentable y doloroso para las autoridades surcoreanas”, ha señalado el funcionario.

Los dos vecinos de la península coreana se encuentran en “una guerra técnica” desde el fin del conflicto armado que los enfrentó entre 1950 y 1953, y acabó con un armisticio en lugar de un tratado de paz.

lvs/ncl/rba