• El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, visita el Instituto de Materiales Químicos de la Academia de Ciencias de la Defensa, 23 de agosto de 2017.
Publicada: viernes, 8 de septiembre de 2017 22:30
Actualizada: sábado, 9 de septiembre de 2017 3:17

El Gobierno norcoreano advierte a EE.UU. de que ‘pagará caro’ por las ‘tonterías’ de su representante ante la ONU sobre el programa nuclear del país asiático.

En una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), celebrada el lunes,—un día después del ensayo nuclear de Corea del Norte—la embajadora de EE.UU. ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, acusó al líder norcoreano, Kim Jong-un, de estar “rogando por una guerra”, e instó a “imponer más sanciones” contra Pyongyang.

En un comunicado publicado este viernes en la agencia oficial de noticias norcoreana, KCNA, Pyongyang denuncia la postura “hostil” de Haley y le acusa de iniciar “una guerra histérica contra Corea del Norte”.

“Sus tonterías sobre ‘el uso indebido de misiles y armas nucleares’ y de ‘pedir una guerra’ sólo desvelan el propósito mal intencionado (de EE.UU.) de adoptar una nueva y más dura ‘resolución de sanciones’” contra Corea del Norte, presentando al país como un “provocador de guerra”, apostilla el comunicado.

En esta misma línea, Pyongyang reitera que el desarrollo de sus programas nuclear y balístico, “es una opción razonable para proteger sus derechos vitales y su soberanía” ante las “amenazas de EE.UU.”.

Sus tonterías sobre ‘el uso indebido de misiles y armas nucleares’ y de ‘pedir una guerra’ sólo desvelan el propósito mal intencionado (de EE.UU.) de adoptar una nueva y más dura ‘resolución de sanciones’” contra Corea del Norte, presentando al país como un “provocador de guerra”, señala el Gobierno norcoreano mediante un comunicado.

 

Desde que Donald Trump tomó en enero pasado las riendas de EE.UU. ha empleado una retórica belicista sin precedentes contra el líder norcoreano, amenazándole a él y a su país con “un fuego y un furia jamás vistos”, si no pone fin a los programas nuclear y balístico.

Sin embargo, esta retórica del magnate republicano y las medidas punitivas adoptadas por él contra Pyongyang no han hecho sino agravar la tensión en la península de Corea, conduciendo la zona al borde de una guerra nuclear.

mnz/ctl/hgn/tas

Comentarios