• Submarino nuclear estadounidense USS Cheyenne en la ciudad portuaria de Busan, Corea del Sur, 6 de junio de 2017.
Publicada: domingo, 27 de agosto de 2017 16:40
Actualizada: lunes, 28 de agosto de 2017 12:30

Seúl contempla la posibilidad de construir un submarino de propulsión nuclear en medio de la escalada de tensiones con Pyongyang, según informes.

Corea del Sur ha comenzado un estudio de viabilidad para la construcción de un submarino nuclear ante crecientes amenazas nucleares y de misiles del Corea del Norte, ha informado este domingo la agencia surcoreana de noticias Yonhap, citando a fuentes gubernamentales.

Al respecto, la fuente ha asegurado que la Marina de Guerra de Corea del Sur ha encargado a un instituto privado que encuentre las posibilidades de levantar las restricciones internacionales para construir este tipo de submarinos, cuyos resultados se esperan para finales de este año. 

“El estudio tiene por objeto revisar las interpretaciones legales, incluidos los tratados internacionales y los aspectos técnicos” para poder levantar las restricciones de construir un submarino de energía nuclear, ha señalado una fuente gubernamental surcoreana alegando que "muchos expertos sostienen que es necesario construir un submarino nuclear para contrarrestar mejor la amenaza del Norte".

Este informe ha visto la luz mientras, a principios de agosto, el primer ministro surcoreano, Lee Nak-yeon, hizo hincapié en la necesidad de que Seúl posea submarinos nucleares ante el aumento de tensiones en la península de Corea, pese a que los expertos han advertido en reiteradas ocasiones de que podría haber restricciones al señalado plan, refriéndose a un pacto nuclear vigente entre Seúl y Washington.

Muchos expertos sostienen que es necesario construir un submarino nuclear para contrarrestar mejor la amenaza del Norte”, asegura una fuente gubernamental surcoreana.

 

El acuerdo de energía atómica sellado en 2015 entre Corea del Sur y EE.UU. permite a Seúl producir uranio enriquecido que pueda ser utilizado como combustible, pero, según varios analistas, dado que dicho pacto permite a Seúl enriquecer el uranio a un nivel bajo solo con fines "pacíficos", Washington no daría su consentimiento al país surcoreano para construir un submarino nuclear.

La Casa Blanca y sus aliados denuncian los ensayos balísticos y nucleares de Pyongyang, mientras que el Gobierno norcoreano asegura que tiene derecho a seguir adelante con estas pruebas ante las “provocativas” maniobras militares conjuntas entre Washington y Seúl.

EE.UU. y sus aliados en la región —Japón y Corea del Sur—, aterrorizados por los avances balísticos de Pyongyang han recurrido a medidas que han agravado aún más la situación, como frecuentes maniobras conjuntas o el empleo de una retórica belicista del presidente estadounidense, Donald Trump, respecto a Corea del Norte.

fmk/ktg/ftn/rba