• El presidente de EE.UU., Donald Trump, se reúne con su par colombiano, Iván Duque, en Washington D.C., 2 de marzo de 2020. (Foto: REUTERS)
Publicada: domingo, 5 de abril de 2020 13:00
Actualizada: domingo, 5 de abril de 2020 14:04

Los congresistas colombianos piden al presidente del país, Iván Duque, que no apoye ningún plan intervencionista de Estados Unidos contra Venezuela.

A través de una carta remitida el sábado al mandatario colombiano, un grupo de congresistas de Colombia, tanto de la oposición y como pertenecientes a movimientos sociales, solicitó que cesen todas las medidas intervencionistas contra Venezuela, las cuales están siendo apoyadas directamente por la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump.

Asimismo, le recordaron al jefe de Estado colombiano que tales actuaciones contra un país deben contar con el visto bueno y la aprobación del Congreso, para luego subrayar que el artículo 173-4 de la Constitución de Colombia estipula que “es responsabilidad del Senado permitir el tránsito de tropas extranjeras por el territorio de la República”.  

De este modo, la misiva hace mención a la orden emitida recientemente por el presidente estadounidense de movilizar buques navales y aviones de guerra cerca de las costas venezolanas y el océano Pacífico, so pretexto de luchar contra el narcotráfico, denunciando que el Ministerio colombiano de Defensa manifestó su apoyo ante tal posible intervención de EE.UU. en Venezuela.

“En los casos de tránsito de tropas extranjeras por el territorio nacional, de estación o tránsito de buques o aeronaves extranjeras en guerra, en aguas o en territorio o en espacio aéreo de la nación el gobierno debe oír previamente el Consejo de Estado”, expresó la nota, aludiendo el artículo 237-3 de la referida Carta Magna.

Al respecto, los congresistas insistieron en que actualmente la lucha contra la pandemia del nuevo coronavirus, denominado COVID-19, debe ser en estos momentos la prioridad del Gobierno colombiano, indicando que desviarse de este propósito por meterse en una guerra sería “un abuso, ilegalidad y trasgresión al derecho internacional”.

Desde hace un tiempo, las autoridades estadounidenses, con la ayuda de sus aliados regionales, como es el caso de Colombia, lanzan acusaciones sin sentido contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y sus colaboradores más cercanos.

El Gobierno venezolano denunció, por su parte, la misma jornada del sábado ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que en medio del brote del COVID-19, Washington y Bogotá, con su “alianza criminal”, están usando el dolor de los pueblos como “instrumento de conquista”.

También convocó una vez más al mundo a que condene las acciones del imperialismo, las sanciones y las medidas coercitivas unilaterales de EE.UU., las cuales se consideran un delito de lesa humanidad, especialmente en momentos en los que el nuevo coronavirus se propaga a pasos agigantados por el orbe.

nlr/anz/mag/mkh