• El ministro de Defensa de Colombia, Guillermo Botero, ofrece una rueda de prensa en Bogotá, 18 de enero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 18 de enero de 2019 13:25
Actualizada: viernes, 18 de enero de 2019 14:43

El ministro de Defensa de Colombia, Guillermo Botero, asegura que el mortífero ataque con coche bomba de Bogotá fue un “acto terrorista cometido por el ELN”.

“De un tajo, un acto terrorista cometido por el ELN (Ejército de Liberación Nacional) segó esas vidas”, ha declarado este viernes el ministro colombiano en alusión al atentado con coche bomba que se perpetró el jueves en la Escuela de Cadetes General Santander de la capital colombiana, provocando 21 muertes e hiriendo a al menos 68 personas.

El autor del atentado, José Aldemar Rojas Rodríguez, alias el Mocho o Quico, según ha confirmado Botero, era un especialista en explosivos que integraba la guerrilla del ELN desde 1994.  

El autor material del ataque, fallecido en el incidente según ha informado la Policía colombiana, era conocido en las filas del ELN por haber perdido la mano derecha en una detonación, ha añadido el ministro en sus explicaciones. “Es una operación que se estaba planeando hace más de diez meses”, ha resaltado.

De un tajo, un acto terrorista cometido por el ELN (Ejército de Liberación Nacional) segó esas vidas”, ha anunciado el ministro colombiano de Defensa, Guillermo Botero, en alusión al atentado con coche bomba del jueves en la Escuela de Cadetes General Santander de Bogotá (la capital), que provocó 21 muertes y dejó heridas a al menos 68 personas.

 

No obstante, Botero ha desmentido que el autor del ataque estuviera integrado en la antigua guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), convertida hoy en el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, aunque, ha asegurado, intentó formar parte de esa guerrilla.

Durante la presidencia de Juan Manuel Santos (2010-2018), el ELN inició en Quito (capital de Ecuador) negociaciones de paz con el Gobierno de Bogotá que después se trasladaron a La Habana (capital cubana), y que se hallan en punto muerto desde el pasado agosto.

Mientras el sucesor de Santos, Iván Duque, ha condicionado la reanudación de los diálogos a que el ELN suspenda sus “actividades criminales”, la guerrilla acusa al Gobierno de querer hacer “trizas” el aplazado proceso de paz.

mtk/mla/tmv/alg

Comentarios