• Los investigadores australianos Allen Nutman y Vickie Bennet muestran la roca sedimentaria con el fósil de 3.700 millones de años, localizado en el sur de Groenlandia.
Publicada: jueves, 1 de septiembre de 2016 15:21
Actualizada: jueves, 1 de septiembre de 2016 16:19

Un equipo científico encuentra lo que creen el fósil más antiguo existente sobre la Tierra, un resto de vida de hace 3700 millones de años.

"Nos da una idea de cómo evolucionó nuestro planeta y cómo la vida logró establecerse", ha dicho el coautor Martin VanKranendonk, de la Universidad de Nueva Gales del Sur y director del Centro Australiano de Astrobiología.

En un lugar de Groenlandia donde el hielo se derritió hace poco, científicos australianos hallaron el resto de la estructura de una comunidad de microbios que habitaba el lecho de un mar antiguo, según un estudio publicado el miércoles en la revista Nature.

Nos da una idea de cómo evolucionó nuestro planeta y cómo la vida logró establecerse", dijo el coautor Martin VanKranendonk, de la Universidad de Nueva Gales del Sur y director del Centro Australiano de Astrobiología

El descubrimiento indica que la vida pudo aparecer antes y más fácilmente de lo que se pensaba, alrededor de 1500 millones de años después de la formación del planeta. Y esto también permite creer que la vida se formó en otros planetas como Marte, aseguró VanKranendonk

El astrobiólogo añadió que los científicos pensaban que se necesitarían al menos 750 millones de años para que surgiera la vida una vez que la tierra derretida comenzara a enfriarse, pero podría haber sucedido antes.

Detalle del fósil hallado en Groenlandia y que según sus descubridores, tiene 3.700 millones de años.

 

Según VanKranendonk, el fósil hallado ahora es demasiado complejo para haberse formado poco después de las primeras formas de vida del planeta.

En un afloramiento rocoso que estaba cubierto de hielo y nieve y que se derritió tras una primavera excepcionalmente cálida, el equipo australiano halló estromatolitos, estructuras microscópicas acodadas que suelen ser producidas por una comunidad de microbios. Medían entre uno y cuatro centímetros de altura.

Es "como la casa abandonada construida por los microbios", dijo VanKranendonk.

Los científicos utilizaron capas de ceniza volcánica con pequeñas cantidades de zirconio, uranio y plomo para determinar que tenía una antigüedad de 3700 millones de años.

mjn/mla/nal