• El actual vicecanciller de China, Ma Zhaoxu, habla en una reunión del Consejo de Segurida, 26 de enero de 2019.
Publicada: viernes, 13 de agosto de 2021 17:37

China tacha de “politizado” el llamado de la OMS de realizar una nueva investigación en su territorio sobre los orígenes del coronavirus y lo rechaza.

El viceministro de Asuntos Exteriores de China, Ma Zhaoxu, ha señalado este viernes que la investigación inicial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue suficiente y ha rechazado los intentos de “politizar” las pesquisas sobre el origen del coronavirus, causante de la COVID-19.

“Nos oponemos a la politización en la búsqueda de los orígenes [del virus] y al abandono del informe” que fue emitido después de la visita del equipo de expertos de la OMS en enero a la ciudad china de Wuhan, donde se reportó por primera vez del contagio en humanos de la cepa de SARS-CoV-2, ha indicado.

Ma ha manifestado que Pekín apoya un enfoque “científico” y no “político” al respecto y ha descartado el comienzo de otra investigación, resaltando que las conclusiones y recomendaciones del informe conjunto OMS-China fueron reconocidas por la comunidad internacional y la científica. 

 

El rechazo se produjo después de que la OMS instó el jueves a Pekín a compartir todos los datos sin procesar de los primeros casos de la COVID-19 para investigar la hipótesis de que el virus pudo escaparse de un laboratorio de Wuhan.

Este llamado de la OMS contradice las declaraciones de sus autoridades que en varias ocasiones recalcaban que el coronavirus es de origen natural, rechazando así las insinuaciones de EE.UU. que afirma que el virus fue creado en un laboratorio chino.

Asimismo, en enero de 2021, la OMS había enviado un equipo de expertos internacional a Wuhan, quienes, en una primera fase de investigación, concluyeron que el virus probablemente había pasado de los murciélagos a los humanos a través de un animal intermediario y indicaron que una filtración de los laboratorios de virología de Wuhan era “extremadamente improbable”.

La teoría de que el contagio se había filtrado del laboratorio chino fue promocionada por el expresidente estadounidense Donald Trump como parte de sus políticas duras contra China, pero su sucesor Joe Biden también se ha mostrado favorable a seguir en esta misma línea de investigación.

China también pidió a EE.UU. que otorgue una explicación a la comunidad internacional, sobre sus actividades biomilitares que realizan bajo una “cortina de misterio” en el país y en el extranjero, un tema de preocupación compartido por Rusia y otros.

tmv/krd/mkh