• La sede de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 8 de abril de 2020. (Foto: Reuters)
Publicada: martes, 21 de abril de 2020 14:08
Actualizada: martes, 21 de abril de 2020 15:02

Pese a acusaciones de EE.UU. contra China, la OMS anuncia que las evidencias apuntan a que el virus tiene un origen animal y no se creó en un laboratorio.

Todas las evidencias disponibles sugieren que el virus tiene un origen animal y no es un virus manipulado o fabricado en un laboratorio u otro lugar”, ha aclarado la portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Fadela Chaib.

Durante una conferencia de prensa, Chaib ha dicho este martes que las actuales pruebas indican que el nuevo coronavirus, causante de la enfermedad de la COVID-19, procede de los murciélagos que hay en China.

Asimismo, ha agregado que no está claro cómo se transmitió el virus de los animales a los humanos, para luego añadir que, no obstante, la ayuda fue “ciertamente” un huésped animal que hizo de intermediario para el virus.

 

Este anuncio de la OMS se conoce después de que hace unos días el presidente de EE.UU., Donald Trump, quien ha tratado repetidamente de vincular el virus con China llamándolo, incluso, el “Virus de China” o el “Virus de Wuhan”, hiciera más declaraciones, en las que insinuó que su Administración estaba investigando para determinar si el virus emanaba del Instituto de Virología de la ciudad china de Wuhan.

Ante tales acusaciones, el director del laboratorio chino, el investigador Yuan Zhiming, negó el reclamo de EE.UU., considerando dichas imputaciones una “teoría de la conspiración”De ninguna manera, este virus ha salido de nosotros. (…) Sabemos perfectamente la clase de investigaciones que hacemos y cómo gestionamos tanto nuestros virus como nuestras muestras”, dejó en claro Zhiming.

El inquilino de la Casa Blanca amenazó también a China con “consecuencias” si se determina que es “conscientemente responsable” de la pandemia.

Esto ocurre mientras el presidente estadounidense es blanco de duras críticas por su mala gestión de la crisis sanitaria, que ha convertido al país norteamericano en el epicentro de la pandemia, con más 740 000 casos confirmados y 39 000 decesos.

El nuevo coronavirus ha dejado, hasta el momento, más de 2,5 millones de casos confirmados y más de 171 000 muertos en todo el mundo.

nlr/anz/tmv/rba