• El presidente chino, Xi Jinping, ofrece un discurso en cumbre virtual del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), 19 de noviembre de 2020.
Publicada: jueves, 19 de noviembre de 2020 10:10

El presidente de China, Xi Jinping, anuncia que su país impulsará la “apertura” en la economía mundial para enfrentar el proteccionismo y el unilateralismo.

China está comprometida con la apertura, que es su política fundamental, una política que no cambiará en ningún momento. La economía mundial se ha enfrentado a más inestabilidad e incertidumbre este año. El proteccionismo y el unilateralismo van en aumento. Sin embargo, China no se ha estancado en su búsqueda de la apertura”, ha indicado Xi, en un discurso ofrecido este jueves en la cumbre virtual del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), organizada por Malasia.

El mandatario chino ha resaltado que los países asiáticos están “en la vanguardia del crecimiento” en un mundo golpeado por “múltiples desafíos”, como la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

Xi ha rechazado cualquier “disociación” económica con otros países —una idea impulsada por el actual presidente de EE.UU., Donald Trump— y ha reiterado que Pekín seguirá impulsando la facilitación del comercio y las inversiones para poder conseguir acuerdos de libre comercio de alto nivel con más Estados y participar activamente en mecanismos bilaterales, multilaterales y regionales.

Esto, mientras que Trump, a principios de septiembre, dijo que sopesaba separar la economía de Estados Unidos de China, alegando que su país perdía miles de millones de dólares, pero evitaría ese desgaste, “si no hiciéramos negocios con ellos (China). Se llama desvinculación, así que empezarán a pensar en ello”, planteó.

El jefe de Estado chino, no obstante, ha asegurado que el gigante asiático va a mejorar el sistema de gestión de la inversión extranjera para proteger “los derechos e intereses legítimos de los inversores foráneos”.

 

“China recortará aún más los aranceles y los costos de transacción establecidos por el gobierno, y abrirá una serie de zonas de demostración para promover creativamente el comercio de importación y aumentar la importación de bienes y servicios de calidad”, ha prometido.

Sus declaraciones tienen lugar días después de que una quincena de países de Asia-Pacífico firmara el establecimiento de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, por sus siglas en inglés), el mayor tratado de libre comercio del mundo, con China a la cabeza y sin la participación de EE.UU.

El citado pacto fue suscrito al margen de una cumbre en línea de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés), donde, entre otros temas, se abordaron los planes para una recuperación económica posterior a la pandemia del nuevo coronavirus.

La guerra comercial entre EE.UU. y China se remonta a junio de 2018, cuando el presidente Trump anunció la aplicación de tarifas a 50 000 millones de dólares en productos chinos con el objetivo de equilibrar una balanza comercial negativa para el país norteamericano. Pekín dio una respuesta recíproca a la medida norteamericana.

Desde entonces, el magnate republicano ha anunciado la imposición de varias medidas arancelarias contra China, las cuales posteriormente fueron respondidas con contramedidas de Pekín.

myd/ncl/mkh/hnb