• Cazas J-16 de Fuerza Aérea de China participan en unas maniobras.
Publicada: domingo, 30 de septiembre de 2018 2:51

Pekín desafía a EE.UU. y envía aviones de combate y bombarderos para simulacros con fuego vivo en el disputado mar de la China Meridional.

Según un breve informe publicado este sábado por la cadena de televisión CCTV, decenas de aviones de guerra y bombarderos del Comando de Teatro de Operaciones del Sur del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China han llevado a cabo ejercicios para probar las capacidades de asalto, penetración y golpes de precisión de los pilotos en el mar.

Las maniobras han tenido lugar días después de que varios bombarderos estadounidenses sobrevolaran los mares de la China Oriental y Meridional.

En concreto, una formación de B-52 estadounidenses, escoltada por cazas japoneses, pasó el martes por el espacio aéreo de las islas Diaoyu (Senkaku, en japonés), cuya soberanía reclaman China, Taiwán y Japón, un día después de que otro grupo, compuesto por cuatro bombarderos de la misma clase, sobrevolara el mar de la China Meridional.

Estas acciones de Washington, para el portavoz de Defensa de China, Ren Guoqiang, son “provocativas” y en línea con otras medidas similares que son las principales causas de los “actuales problemas” entre Washington y Pekín, ha dicho.

 

Por su parte, la portavoz de la Cancillería del gigante asiático, Geng Shuang criticó el viernes a los Estados, sin mencionar a ninguno, que utilizan la libertad de navegación como una excusa para dañar la soberanía y la seguridad de otros países y perturbar la paz y estabilidad regionales.

El mar de la China Meridional, también conocido como mar del Sur de China, es una extensión muy disputada del océano Pacífico, de la cual Pekín reclama casi un 90 %.

Esta región ha sido escenario de incesantes tensiones entre China y EE.UU. en los últimos años. Washington ha enviado varias veces aviones y buques de guerra a las proximidades de los islotes controlados por el gigante asiático, so pretexto de defender “la libertad de navegación”.

Pekín, por su parte, denuncia que los desplazamientos estadounidenses como “actos de provocación” y acusa a Washington de desestabilizar la zona, violar su soberanía y buscar dominar esas aguas.

fdd/ncl/mjs/mkh

Comentarios