• Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Exteriores de China.
Publicada: jueves, 4 de mayo de 2017 17:51
Actualizada: jueves, 4 de mayo de 2017 20:30

China denuncia como sesgada la injerencia de Estados Unidos en sus asuntos internos y las cuestiones relativas a Hong Kong.

El portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Geng Shuang, ha arremetido este jueves contra la Comisión Ejecutiva del Congreso de EE.UU. sobre asuntos de China (CECC, por sus siglas en inglés) por celebrar el 3 de mayo una audiencia en que se abordó la situación en el territorio hongkonés bajo el título: “¿Sobrevivirá el modelo de Hong Kong?: una evaluación 20 años después de la entrega”.

“La audiencia es una interferencia abierta en los asuntos internos de China. China está fuertemente insatisfecha y firmemente opuesta a ella”, señala el vocero en una rueda de prensa.

Tras haber afirmado que en las últimas dos décadas en las que rige la política de “un país, dos sistemas” el pueblo de Hong Kong gobierna su territorio y goza de un alto grado de autonomía, ha rechazado que dicho modelo, tal como alega la CECC, haya amenazado la libertad de prensa y la independencia judicial.  

La audiencia (celebrada por la Comisión Ejecutiva del Congreso de EE.UU. sobre asuntos de China) es una interferencia abierta en los asuntos internos de China. China está fuertemente insatisfecha y firmemente opuesta a ella”, señala Geng Shuang, portavoz de la Cancillería china.

 

“Este es un hecho aceptado por cualquier persona sin prejuicios”, enfatiza, asegurando que la audiencia “ignora la realidad y tiene motivos ocultos”.

El titular chino ha recordado que Hong Kong es una región administrativa especial de China y los asuntos de Hong Kong son puramente asuntos internos de China.

“Nos oponemos firmemente a cualquier país extranjero que interfiera en los asuntos de Hong Kong por cualquier medio”, ha concluido calificando de inútil que “un puñado de personas de Hong Kong colaboren con fuerzas extranjeras para intervenir en los asuntos hongkoneses.

En reiteradas ocasiones, China ha acusado a EE.UU. de tratar de “alterar” la situación de Hong Kong interviniendo en sus asuntos internos, y advertido que tales provocaciones tendrían como consecuencia “una mala reacción”.

El Reino Unido traspasó en 1997 el control de Hong Kong a China, con un gobierno basado en “un país dos sistemas” que permite que la región tenga sus propias instituciones legislativas, ejecutivas y judiciales independientes de China. Pekín insiste en que Hong Kong es parte de China.  

msm/ktg/tmv/nal

Comentarios